Diversidad en los personajes principales

La entrada de hoy es un poco diferente a lo habitual. Me gustaría hablaros sobre diversidad, un concepto cada vez más habitual.

La ficción ha construido algunos arquetipos como “la amiga gordita” o “el mejor amigo gay”, reduciendo identidades reales a una etiqueta burlona, secundaria y/o negativa.

Hay mucha gente que todavía cree que la diversidad es algo “forzado” o “históricamente incorrecto” o imposible en un mundo con dragones. Sin embargo, vamos a ver que la diversidad es… muy diversa, valga la redundancia.

En la encuesta hubo un montón de respuestas interesantísimas sobre personajes que todavía faltan o hay muy pocos.

⋆ LGBT+

Aunque cada vez es más habitual encontrar gays o lesbianas, todavía falta una buena representación de trans, aro/ace, nb (que sean humanos), intersexuales y de género fluido bien construidos.

«Personajes ace/aro de forma abierta, creo que hacen falta más conversaciones sobre el tema para entenderlo mejor desde perspectivas no ace/aro. Que no sean típicos “aburridos” que no hacen nada y tienen miedo al sexo o relaciones. Que sean guays y acepten su orientación como algo guay».

⋆ GORDOS

«Sobre los personajes con estereotipos tóxicos, no soporto el “amigo/a gordito/a graciosete del que nadie se enamora”. En primer lugar, no entiendo que “el gordo” sea un personaje, como en los típicos grupos con: el listo, el guapo, la chica y el gordo. Y además, no entiendo por qué ese personaje no puede despertar pasiones, tener una personalidad arrolladora y seguridad en sí mismo. Y tampoco por qué tienen que ser usados como herramienta para el humor. Es como: estoy gordo y nadie se va a fijar en mí si no estoy siempre sonriendo o les ayudo a estar de mejor humor. Un ejemplo muy de moda es la serie Bridgerton, donde la amiga gordita es encantadora, dulce, tiene unos ojos preciosos, una sonrisa maravillosa, pero nadie la saca a bailar porque está gorda. En cambio, otras chicas de personalidad mucho menos atractiva y rostros vulgares sí que salen a bailar porque… ¡están delgadas! Además, la pobre siempre está escuchando a los demás, poniendo su mejor cara y tragándose su tristeza y sus propios sentimientos. Basta ya de esos personajes, por favor. Quiero héroes con sobrepeso, que tengan una personalidad arrolladora, que se hagan los dueños de la habitación en cuanto entran, que le parezcan inalcanzables hasta “al guapo”, que bailen hasta que sus pies no puedan más. Y quiero que haya muchos, y de muchos tipos, porque hay muchos tipos de cuerpos y todos pueden ser protagonistas, villanos, secuaces, seductores, liantes… independientemente de su talla de ropa».

⋆ DIVERSIDAD FUNCIONAL Y NEURODIVERGENTES

Los personajes con diversidad funcional, de cualquier tipo. Se tratan muy poco y, cuando se hace, suele ser desde una perspectiva lejana, poniéndolo como algo malo. También las enfermedades mentales, las cuales se suelen basar en estereotipos. En la encuesta mencionaron: fatiga crónica, fibromialgia, trastorno de identidad disociativo (TID), dermatitis, movilidad reducida, alzheimer, epilepsia…

Además de algunas respuestas más extendidas.

«Hay dos tipos de personajes a los que apenas veo que son, por un lado, personajes neurodivergentes como por ejemplo: personajes con TDAH, Asperger (en sus diferentes grados), personajes autistas (también en sus diferentes grados), etc; y luego personajes que tengan alguna discapacidad física como por ejemplo ir en silla de ruedas (de estos sí que hay poquiiitos en contemporánea, pero me falta verlos en fantasía, ciencia ficción, viviendo aventuras, no sé, en historias en las que su discapacidad no sea el punto principal del texto)».

«Con parálisis cerebral. Sí hay libros con personajes con discapacidades físicas fruto de accidentes, etc. Pero muy muy pocos con parálisis cerebral específicamente».

«Personajes asexuales y personajes con discapacidad de todo tipo pero sobre todo de tipo más psíquica como TEA, discapacidad intelectual, aunque sigue siendo necesaria la buena representación de discapacidades físicas y sensoriales».

«Personajes con algún tipo de enfermedad, física o psíquica. Se ven varios con gafas, pero a pocos con audífonos (sin ser ancianos), por ejemplo. Hace poco leí una pronta con parálisis infantil y la verdad es que resultó refrescante y me pareció muy bien introducido».

⋆ PERSONAS MAYORES

Como mujeres mayores de cuarenta años y relaciones de madres («Luego también madres, veo mucho relación padre-hijo pero menos madre/hijes y me parece curioso»).

«Protagonistas de edad avanzada. Raramente los protagonistas tienen más de cincuenta años, menos aún sesenta, setenta u ochenta. Y hay personas de esas edades muy activas, despiertas, curiosas e inquietas con mucho que hacer y contar. ¿Por qué no trasladar eso a la literatura?».

⋆ QUE NO SEAN BLANCOS

Como por ejemplo, gitanos.

Y una mención especial a «relaciones de familia sana y unida de aventuras y personas en situaciones de exclusión educativo-social que existan mención o con mensaje positivo de que pueden seguir adelante al menos».

¿Qué os parece? ¿Os lo habíais planteado alguna vez?


¡Muchas gracias a todas las personas que me habéis ayudado votando en la encuesta!

Deja aquí tu comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .