Houseki no kuni, la paradoja de Teseo y los siete tesoros Budistas |Análisis|

Houseki no kuni es un manga de Haruko Ichikawa que trascurre en un futuro lejano y alternativo, donde el ser humano se ha extinguido y otros seres ocupan lo que queda de la Tierra: medusas, babosas y unas gemas antropomórficas que viven bajo la amenaza de la gente de la luna.

HnK ha sido uno de mis mangas favoritos de los últimos años (quienes me seguís en redes sociales quizás os suenen todos los dibujos que he hecho de la serie) y dentro de poco está a punto de terminar. Algo que siempre se me hace raro y triste, aunque esta vez lo espero con bastantes ganas, pues el desarrollo de la serie ha caído en picado al drama y estos personajes se merecen un respiro.

En homenaje a su inminente final, en la entrada de esta semana os quiero hablar un poco sobre el curioso camino que ha tomado Phosphophyllite, su protagonista, y todas las metáforas que encierra. Creo que todos conocemos el camino del héroe y cómo se usa en la ficción, y quizás por eso me resulta tan interesante la evolución de Phosphophyllite.

Advertencia: esta entrada contiene SPOILERS de la trama.

Una de las primeras peculiaridades que aprendemos de las gemas es que sus cuerpos son frágiles (algunos más que otros). Y aunque pueden arreglarse, los fragmentos que pierden se llevan consigo algunos recuerdos para siempre. A Phosphophyllite, una de las gemas con menor dureza, le advierten de que tenga mucho cuidado en una cruel profecía de lo que está a punto de ocurrirle.

A lo largo de la historia, Phosphophyllite pierde partes de su cuerpo que sustituye por otras. Con cada fragmento se pierden también ciertos rasgos de su personalidad y recuerdos, convirtiéndola poco a poco en una criatura diferente, hasta el punto de que la Phos actual no tiene absolutamente nada que ver con la original.

Este desmembramiento organizado sigue la paradoja del barco de Teseo: si tenemos un barco y vamos reemplazando todas sus partes, ¿será al final el mismo barco?

Phos primero pierde las piernas, luego los brazos, seguido de la cabeza. Y aunque encuentra reemplazos, con cada cambio desaparece también un poco de sí misma mientras lo que queda se va enredando con las nuevas partes que ha encontrado. Al final, se ha convertido en alguien diferente.

Este no es solo un camino de destrucción. Cada pieza y su reemplazo siguen la estela de los siete tesoros del budismo: oro, plata, lapislázuli, ágata, perla, concha y cornalina. No es casualidad que cada uno de estos elementos vayan devorando la fosfofilita original, aportándole nuevos matices.

Primero consigue el ágata de una concha para sustituir sus piernas, con las que gana velocidad, un poco de fuerza y el poder para defenderse, iniciando su camino para convertirse en una guerrera que se enfrente a la gente de la luna.

Luego llega una aleación de oro y plata para formar nuevos brazos, a costa del dolor de una pérdida y bastante sufrimiento, con el que su carácter se apaga un poco y empieza a ser más consciente de sus actos, además de prometerse que nunca más volverá a suceder otra tragedia. Aunque también se vuelve más imprudente.

Su cabeza es sustituida por la de Lapislázuli, quien aporta inteligencia y una manera más fría y analítica de ver el mundo. Más adelante, uno de sus ojos es reemplazado por una perla por la gente de la luna.

Todavía falta la cornalina, ¿será la última pieza que pondrá fin al viaje de Phosphophyllite? A estas alturas de Phos apenas queda nada y veo muy difícil que se arregle lo que queda de ella, pero se lo merece y ojalá suceda.

3 comentarios en “Houseki no kuni, la paradoja de Teseo y los siete tesoros Budistas |Análisis|

      1. Francisco Meza

        Ese día de invierno en aquella playa lejana no murió solo una muy buena personaje, murieron dos conviertiendo esto en una historia trágica que no creo que termine de forma alegre, aún así quería ver cómo termina esta gran historia.

Deja aquí tu comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .