Adiós, 2019

Cae el telón de un nuevo año y todavía tengo la sensación de que acabamos de estrenarlo. 2019 ha pasado volando. Hace unos días lo tenía nuevecito en mis manos y ya se ha esfumado. Aunque has sido muy especial para mí, sinceramente, creo que no te echaré de menos.

2019 ha sido el año del ESTRÉS, de hacer malabares para compaginar todas mis vidas y de sentir que me ahogo en una piscina muy chiquitina

2019 ha sido el año del ESTRÉS, de hacer malabares para compaginar todas mis vidas y de sentir que me ahogo en una piscina muy chiquitina. Me ha faltado tiempo, días con más horas y una escoba voladora. He aprendido a organizarme a la fuerza, poniéndome límites y fechas (que no siempre he podido cumplir) para alcanzar mis objetivos. No he podido cumplirlos todos, pero estoy satisfecha.

Sin quererlo ni proponerlo, este es el año donde he pasado a escribir profesionalmente. Ha sido un cambio gradual, sigiloso como una rata a medianoche. Sin darme cuenta, he dejado de escribir para mí a hacerlo con intención de publicar. Y, bueno, ¡no ha ido nada mal! Aunque he escrito pocos relatos, todos han tenido un final feliz. He participado en varias antologías (La matanza del cerdo, Una última luna, El hilo rojo, Animal, animalis, animali, Empotradoras…) y mis primeros libros han salido a la luz. Aracnefobia, Mágica Pirimpella, Los muertos te están buscando y Corre, Renina, corre ya corretean, se pierden o tejen telarañas. ¡Y hay quienes dicen que están muy chulos!

Entrar en este mundillo es una aventura tras otra

Entrar en este mundillo es una aventura tras otra. Como todo, también tiene su lado oscuro, pero yo quiero quedarme con las pequeñas ilusiones: las reseñas, que Aracnefobia ganara el Premio Baskerville a mejor novela corta, las presentaciones de libros. No os quiero engañar, publicar tiene mucho trabajo (corregir en época de exámenes ha sido una PESADILLA), pero al final merece la pena si nos lo curramos.

¡Y he viajado! A Sant Jordi, al festival Celsius, la Hispacon y una pequeña charla en la feria del libro de Valencia. Sigo desvirtualizando a más escritoras y he disfrutado de grandes momentos con amigas del gremio. Quien dijo que escribir era un trabajo solitario se equivoca.

¡Y he viajado! A Sant Jordi, el festival Celsius y una pequeña charla en la feria del libro de Valencia
Además de la puntita del iceberg, la que se aprecia por las redes sociales, he seguido trabajando en mis proyectos

Además de la puntita del iceberg, la que se aprecia por las redes sociales, he seguido trabajando en mis proyectos. Este año he corregido MUCHÍSIMO. Sigo aprendiendo y solventando errores, lo que me ha venido muy bien para pulir y requetepulir mis primeras historias. Ya lo he dicho muchas veces, pero escribir no es solo ponerle el punto final a un libro. Hay que revisar y pelear para publicarlo.

Este 2019 he corregido muchos manuscritos, además de terminar dos novelas que espero publicar algún día. Algunas de estas historias ya vuelan en busca de futuro, pero ahora mismo no tengo nada cerrado para el año que viene. Quizás hasta el 2021 no publique nada más o puede que sí. Todavía no lo sé y aunque quiero seguir publicando, tampoco le diré que no a un pequeño respiro 🙂

No quiero hacer ningún propósito para el año que viene porque me conozco y soy una cabeza caótica que improvisa mucho. Sé que en cuanto termine los exámenes me pondré con una novela nueva, quizás una que tengo pendiente desde hace años o quizás esa idea nueva que me persigue estos días. Lo que sí me gustaría es aprovechar al máximo mi tiempo para ser lo más productiva posible.

Por culpa de todo el trabajo (el literario y la universidad), no he podido mantener tan al día como me gustaría este blog, pero al menos sigue al flote. Espero poder avanzar con él en el 2020. Lo que sí he hecho ha sido leer. ¡No he parado! Según GoodReads, este año por fin he superado mi reto con 107 libros. Que sí, he metido mucho relato que se lee en un pispás, pero no he contado algunos beteos que he tenido la oportunidad de valorar.

Me alegra haber roto el bloqueo lector y volver a disfrutar de la lectura como antes. GoodReads me ha ayudado muchísimo a encontrarle un hueco a la lectura, que es tan importante como escribir. Entre eso y la excusa de las reseñas, vuelvo a tener una puerta a mundos maravillosos por la que escaparme (y una pila de pendientes que NO TERMINA NUNCA).

Mis libros favoritos han sido Consecuencias naturales (Elia Barceló), Brujas de viaje, Verdad y El quinto elefante (Terry Pratchett), Chan-Prin 3 (Xian nu Studio), Héroes de cobre (Marta Álvarez e Iguazel Serón), La ciudad de los ladrones (África ...

Mis libros favoritos han sido Consecuencias naturales (Elia Barceló), Brujas de viaje, Verdad y El quinto elefante (Terry Pratchett), Chan-Prin 3 (Xian nu Studio), Héroes de cobre (Marta Álvarez e Iguazel Serón), La ciudad de los ladrones (África Vázquez), El príncipe y la modista (Jen Wang) y El lamento de la sirena (Libertad Delgado). Son todos chulísimos y he disfrutado de momentos maravillosos. Y es otro año más leyendo sobre todo a autoras nacionales, un detalle que me encanta, pues no dejo de descubrir voces nuevas.

¡Y sigo dibujando! Me he pasado definitivamente al Clip Studio Paint y después de muchos intentos, creo que ya le he cogido el tranquillo. Ojalá tener más tiempo para dibujar con calma y dedicarle el mimo que me gustaría. Bueno, dibujar mucho. Así, tal cual.

Creo que ya está (de mi rata adorable ya hablaré otro día). Termino el año cansada pero feliz, orgullosa de lo que he conseguido y con la sensación de que todo ha merecido la pena.

Deja aquí tu comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .