Mis #LeoAutorasOct 「¡Reseña triple! 」

Este octubre tocaba leer libros de autoras y por fin puedo hablaros de mis lecturas. Han sido tres, son muy pocas, lo sé, he estado liadísima, pero también puedo hacer una reseña más extensa para cada uno que si tuviese que hablar de veinte.

Cualquier posible spoiler estará pintado en rojo para que puedas ignorarlo si todavía no has leído estas historias.

A mi primera lectura le tenía MUCHÍSIMAS ganas, ¡que estaba todo el mundo hablando de ella! Y aun así llegué a sus páginas sin que no me hubiesen destripado nada más que el concepto de las criadas. Aunque puedo catalogarla como una novela-documental, que se centra más en reflejar un mundo que en contar una historia, idea que pocas veces me gusta, la he devorado con gusto. Me ha encantado que mezclase presente y pasado para que no solo conozcamos su mundo, sino que sepamos también cómo se ha llegado a esa situación. Y lo que tiene muchísimo mérito: es una narración en primera persona que me ha enganchado, que me ha gustado a pesar que la protagonista y yo no hemos hecho buenas migas. Tiene uno de los pocos finales abiertos que me gustan por lo bien que quedan y precisamente por eso me sobra el epílogo. El final es una invitación a que cada uno decida si acaba bien o mal, el epílogo resuelve esa duda sin aportar nada nuevo a la historia.

Eso sí, y pese a lo que no paro de escuchar, El cuento de la criada no me parece una novela feminista. Es antiabortista, las malas tienen nombres y apellidos mientras que los malos son anónimos o se intuyen y a las auténticas feministas se las culpa de la situación a la que han llegado.

Es una novela que me ha gustado pero que no se la recomendaría a todo el mundo.

Un título acertadísimo pues en realidad son cuatro historias en una misma novela, con su trama independiente, desenlace y sin más nexo que los personajes y la temática central de enviar un mensaje. Y teniendo en cuenta la de territorio que recorremos entre viaje y viaje y la de años que abarca la novela, me he quedado con la impresión que la autora podría haberle sacado muchísimo más provecho a su mundo y a todo el juego que dan las cuatro historias. Cada una tiene una trama que requiere contexto. A la primera se la perdonas porque es la primera, pero todas las demás te tienen que introducir al momento luchas de poder, luchas territoriales, leyendas y conflictos que se podrían haber introducido muchísimo antes. La autora podría haber jugado un montón dando pistas en las historias anteriores en vez de introducir todo al mismo tiempo. Luego está el tema del machismo. Quitando los comentarios de los personajes, es un mundo en el que podría no haber machismo, donde un padre no duda en cederle el negocio familiar a la hija espabilada en vez de al hermano y aun así hay un montón de comentarios sobre “A ver cuándo te casas” o “¿Una mujer peleando?”.

Como son historias diferentes hay algunas que gustan más y otras que menos. La primera es la que me pareció más floja, así que si lo lees y ves que no te convence, sigue porque mejora en las siguientes. Lo que también noté es que cuando menos salía el protagonista, más me gustaban. Aquí lo siento mucho, pero le he cogido bastante manía. No por insoportable, sino por perfecto. Es habilidoso en todo lo que hace, sus defectos caben en un dedal y encima acaban siempre como virtudes. Casi diría yo que es un Gary Sue. Y su historia de amor tampoco me ha convencido, muy forzada y sin nada de evolución.

En definitiva, es una novela entretenida que podría haber sacado mucho más partido a sus historias, su mundo y cronología para hacer evolucionar las cosas poco a poco.

La manera en la que nos introducen el mundo de Yabarí es muy original. Aprovechando el reportaje de la protagonista, nos presentan el planeta a base de entrevistas con diferentes personajes. Y lo mejor de todo, la impresión varía según quién responda. Es un buen recurso que abre tanto el apetito por visitar el mundo que al final esta primera parte introductoria se hace larga y a mí por lo menos no me enganchó. No me metí de verdad en la historia hasta que llegaron a la selva. Yo no quiero que me cuenten las cosas, quiero verlas mientras leo. Ahí sí empecé a devorar la historia y quizás por eso me he quedado con la sensación que las dos partes son muy desiguales. La introducción se me ha hecho demasiado larga y el resto muy corto. Me hubiera gustado leer algo más, conocer mejor las Zonas Blancas y qué fue de los yabaríes. Aquí también hay un final abierto y de nuevo encaja muy bien pues te quedas con la esperanza que las cosas vayan a cambiar. Algún día, pero que cambiarán.

Hay cosas que me han faltado y otras que me han sobrado, una en concreto: la pesadilla de Muriel. Es una escena desagradable que no aporta nada. No sabes si eso se solucionó, si el problema sigue, ni siquiera se usa en un alegato contra la violación. Lo cambias por un mal recuerdo de un serpiente dentro de una zapatilla o un accidente y no hay ninguna diferencia en cuanto a sensaciones.

Eso sí, a lo que le doy mis dieces es a la descripción de la protagonista. Creo que la mejor que he leído en este año.


Este Octubre no solo he pasado un buen rato leyendo, sino que todos estos libros me han enseñado algo. Independiente de lo que me hayan gustado, he aprendido muchísimo, especialmente comparando las diferentes maneras que usan para describir sus mundos. Solo por eso su lectura ha merecido la pena.

Anuncios

¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s