Vaiana, feminismo y la importancia de los secundarios

Anoche por fin pude ver Vaiana y la verdad es que me gustó bastante. Sobrepasó mis expectativas y eso que iba un pelín recelosa por tooooodo el bombo que le habían dado. Es una película bonita, con una banda sonora preciosa y un curre impresionante en el apartado visual, pero esto no es un blog de cine, sino de sacar-cosas-interesantes-para-la-escritura-de-todas-partes.

Antes de ver la película leí que Vaiana era una de las protagonistas más feministas de Disney y, por ende, que toda la película era muy feminista. Tiene sus puntos, peroooo….

Sí, siempre hay un pero.

Si todavía no has visto la película no te preocupes que no voy a destripar nada.

Hay una técnica que se repite mucho en la ficción y a la que yo llamo “El truco del foco”. Es cuando se quiere destacar algo poniéndolo en el centro del escenario del teatro más grande y multitudinario del mundo mientras lo alumbras con la luz de un foco multiculor y potente como cinco soles.

Esa es Vaiana. La protagonista es una chica decidida, a la que nunca se la recrimina por ser mujer (Y doy las GRACIAS por ello, que estoy aburrida de historias que ponen bajo el foco a una chica perfecta mientras los demás van soltando machiruladas), entusiasta, energética, con una persolidad apabullante y que toma las riendas de su historia desde el principio hasta el final. No tengo ninguna queja con Vaiana y he disfrutado muchísimo con ella de protagonista.

Pero aquí está el asunto, ¿y el resto de personajes femeninos de la historia?

Aquí es cuando empiezas a fijarte que detrás del foco está todo oscuro, sin color ni nada. Vaiana ha robado toda la luz.

Pensando en la película:

  • Casi parece que Vaiana es la primera jefa de la tribu. No se ve ninguna jefa más. En el pasado y el presente son todo hombres. Incluso su padre cuando menciona a sus antepasados que colocaron las piedras habla de los abuelos.
  • El rol de los padres es el de siempre: padre severo que manda y madre más sosegada y empática. La madre, encima, no hace nada. Es la mujer del jefe. Y punto. Está todo el rato con postura modosita andando al lado de los demás personajes.
  • En la aldea están las mujeres tejiendo y recogiendo fruta, mientras los hombres se van a pescar.

Son detalles, pinceladas que pasan desapercibidas en una historia que insiste mucho en que Vaiana no es una princesa (Desligándola de las princesas de las películas antiguas de Disney) y que Maui es el héroe de todos (Hombres y mujeres, como remarca el personaje). La protagonista hace un buen trabajado como protagonista dejando a un lado muchos tópicos machistas. Y se agradece, ¡claro que se agradece! Pero a mí me ha llamado muchísimo la atención que el resto se quede en nada, un escenario típico y muy estereotipado.

“El truco del foco” no es del todo malo. Destaca, sí, pero es insuficiente. Para que nos entendamos, este es un dibujo que he hecho esta tarde:

No tiene nada que ver con Vaiana, pero es el ejemplo más manido que tenía

¿No falta algo? Los personajes destacan: están en el centro y con colores que resaltan sobre el blanco del fondo. Pero, ¿qué pasa si le damos color al fondo?

¿No destaca todo ahora aún más? ¿No queda más completo?

Descuidar lo que hay detrás del foco no tiene porqué ser negativo.  Es normal que si la luz es tan cegadora ni te fijes en él. O que directamente no exista si lo dejas en blanco. Pero si tú vas a un teatro a ver una función no quieres quedarte solo con el protagonista medio deslumbrado. Quieres el fondo, los decorados, el vestuario y al resto de personajes. Y cualquier mensaje, cualquiera, se refuerza más si está acompañado por el atrezzo. ¿Protagonista feminista? ¡Que toda su sociedad también lo sea! Y no solo que lo sea, sino que también lo parezca. En temas como el feminismo o cualquier otra minoría me parece importante darle normalidad, que lo veamos también en un segundo plano y no que solo exista la excepción bajo el foco.

Aprovechando que muchos que estáis leyendo esto también os gusta escribir e inventar historias, quiero pediros un favor: dadle color al fondo con vuestros secundarios. La variedad no es imprescindible, pero a todos nos encanta. Bueno, a mí por lo menos.

Elimina el foco y deja que podamos ver todo el escenario.


P.D.

Los personajes del dibujo son Azrael y Skaiell, los protagonistas de la novela que estoy subiendo en este mismo blog: Las esquirlas de Miscelánea. Uno de cada diez elfos te la recomienda. Ese uno es Azrael, los otros nueve prefieren El señor de los anillos.

Anuncios

5 comentarios en “Vaiana, feminismo y la importancia de los secundarios

  1. Muy de acuerdo con el tema. No he visto la película, pero lo que es el concepto de que en muchas peliculas/libros dejan de lado la importancia del resto del escenario estoy al 200% de acuerdo. Es lo que le va a dar realismo al mundo, coherencia.
    Esta lección puede que fuera la más importante que aprendí de Pratchett y de Groening (el de los Simpsons y Fuurama), cuando un personaje secundario puede tener tanto carisma o más que el principal, incluso si solo sale para decorar.

    • En realidad hay muchísimas historias que acaban valiendo su peso en oro gracias a los secundarios. De ahí parte del tema de la entrada, ¡me alegra que se haya entendido!

  2. Valiente mierda de post. Las feminazis y la gente del Twitter estáis siempre igual con el puto temita del feminismo, los trans homo gays etc haciendo presión social porque sois los dueños de la red. Otra cosa que tenéis en común es que os quejáis de todo sin parar, porque estáis insatisfechos con vosotros mismos y queréis justificarlo con que la sociedad no os comprende. Vale que no encajéis del todo con los demás, pero no hace falta que encajéis para pertenecer a ella, se puede ser diferente sin tener que estar reivindicándolo 24/7 y quejándoos de que no haya más gente que lo sea y esas mierdas que siempre twitteáis.
    Y no digo esto porque piense que el hombre este por encima de la mujer ni me imagino una pareja en el futuro en la que no trabajen los dos por igual ni nada, que a mí eso me parece lo más lógico, útil y productivo. La diferencia entre tú y yo es que no veo una película de Disney para niños y me pongo a escribir un puto blog para soltar las mierdecitas inconformistas que tengo. Si no hacen nada, te quejas (vale lo puedo entender). Si hacen un poco, te quejas de por qué no lo hacen todo (medio lo puedo entender). Si hacen mucho, pero sus tatarabuelos no eran jefe de la tribu, te quejas también. Pues necesitas saber dos cosas antes de soltar tonterías, la primera es que las cosas requieren una evolución no se puede pasar de un extremo a otro en 5 años, ¿cuantos años tiene Disney? ¿Acaso tienen la culpa de cómo han sido hasta ahora las cosas? Pues la verdad es que no. Por eso la segunda cosa es que se trata de una EMPRESA. No hacen películas pra tener contenta a la gente ni para otra cosa que GANAR DINERO y para eso hay gente que sabe más que tú y que yo y sabe qué pueden producir y qué no. Si hubieran hecho la película que ti te hubiera gustado habríais ido unas cuentas feminazis y no hubieran ni recuperado la inversión.
    Mi conclusión es que estoy harto de leer a la gente quejándose por Twitter, sí que hay desigualdades, sí que hay que intentar solventarlas. ¿Pero de verdad crees que la puta película de Disney era para eso? ¿Y si hacemos una matando gente de una etnia y lo llamamos adoctrinamiento? ¿Que pasa que si es de un bando no es tan malo como si es de otro? ¿Es eso vuestra igualdad? Pensadlo un poco al menos

    • En primer lugar, este es SU blog, no el TUYO, y puede escribir lo que le da gana, y si esta es su opinión, pues ya está.
      En segundo lugar, me encanta como dices que si, que hay desigualdad y todo eso, pero soltar “feminazis” es un signo bastante claro, “brujo del cine”, de que algo machista SI que eres, porque equiparar el feminismo con el nazismo es bastante bajo, ya que lo primero busca la liberación de la mujer y la eliminación de todos los estereotipos que esten ligados a ella y afecte tanto a mujeres como hombres; y el segundo fue un movimiento militar que buscaba erradicar a los judíos solo porque su líder quería 😉
      Si a ella le ha parecido una historia en la que sus personajes FEMENINOS secundarios están ahí, con los roles que SIEMPRE nos atribuyen a las mujeres, PUEDE QUEJARSE. Del mismo modo que en Brave, salvo Mérida y la bruja, TODOS sus personajes femeninos solo están ahí con sus roles de SIEMPRE.
      Y no es que estemos insatisfechos con nosotros mismos, ni hacemos presión social. El ser HOMBRE, CIS, HETERO y BLANCO ya te proporciona un puesto en la sociedad MUCHO más alto que otros. Si no ves que la sociedad es el problema y nos señalas a nosotros, que somos los que intentamos reivindicar nuestros derechos COMO SERES HUMANOS, es tu problema.

    • Muchas gracias por este comentario tan extenso. No todo el mundo se toma la molestia de dedicarme una opinión casi tan larga como la entrada. Dudo que leas esto después de quedarte tan pancho, pero te respondo igualmente.

      Antes de nada, ¿te has leído la entrada? Aparte del título, digo. Porque lo que dices no tiene nada que ver con el tema del que estoy tratando. Este es un blog para escritura y he usado Vaiana como ejemplo para hablar de una técnica, no para quejarme de una película que me ha gustado como ya he dicho en el principio.

      Por favor, si quieres comentar algo que no tiene nada que ver, puedes desahogarte en tu cuenta de Twitter.

¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s