Top 10 parásitos interesantes

Tras varios días resumidos con el grito de “¿Por qué porras los parásitos se complican tanto la vida para vivir a costa de otros?“, he acabado convirtiendo mi temario de examen en el top 10 de los parásitos que más me han llamado la atención mientras estudiaba.

Ahora es cuando cualquiera podría comentar que esto no tiene mucho que ver con la temática general del blog, pero:

  1. Este es mi blog y aquí comento lo que me gusta. Y aunque estudiarlos sea bastante denso, los parásitos me encantan y pueden ser tan interesantes como un buen libro.
  2. No hay que olvidar que Alien es un pedazo de parásito inventado, pero también una historia estupenda. No sé vosotros, pero yo veo aquí un montón de inspiración para historias de fantasía, ciencia ficción y terror.

Así pues, aquí comienza…

¡Importante! Los parásitos son asquerosos y las enfermedades que producen aún más, así que no he puesto aquí ninguna foto desagradable.  Este top es por y para comentar curiosidades. El morbo lo podéis encontrar en Google imágenes si ponéis en su buscador los nombres que comentaré en esta entrada 😉

10-TAENIA SOLLIUM

Empiezo con Taenia sollium, más conocida como Tenia o la solitaria. Me puedo quejar mucho de la cantidad desorbitada de nombres que hay en parasitología (Les encantan ponerle nombres a todos, incluso por quintuplicado), pero reconozco que son muy concretos. ¿Por qué esta tenia se llama solitaria? Porque está sola. Tal cual.

Este gusanito puede provocar un estado conocido como premunición. Si tienes la mala pata que un huevo de tenia eclosione en tu intestino y este monstruito se asente, en caso que más adelante vuelvas a infectarte mientras tengas una tenia no podrás desarrollar más. Hay excepciones, claro está, pero en general tener tu propia solitaria evita que te parasiten otras solitarias.

Lo curioso es que podría decirse que las tenias nunca estarán solas: son organismos multizoicos, según lo cual, cada uno de sus anillos puede considerarse un ser aparte. Y teniendo en cuenta que Taenia sollium puede alcanzar unos 800-1000 anillos… Vamos, que son las solitarias más bien acompañadas del mundo.

9-ANCYLOSTOMA DUODENALE

Ancylostoma duodenale es otro gusano parásito que puede acabar alojándose en nuestro intestino. Y de él necesito destacar una cosa que me sigue haciendo muchísima gracia: es un gusano con dientes.

Mirad que simpático

¿Qué no te lo crees? Aquí una foto suya:

El aspecto de este gusano me encanta. Quitando el hecho que esos dientecillos suyos son para morder nuestra mucosa intestinal, tiene una pinta la mar de maja.

8-PARAGONIMUS WESTERMANI

¡Otro gusano! Aunque el aspecto de este es muy diferente. Más parecido a un grano de café. El top ha empezado con dos característicos turistas del sistema digestivo, pero Paragonimus westermani es un parásito de los pulmones. Es más, su enfermedad se confunde mucho con otras patologías respiratorias como la tuberculosis.

Repito, es un parásito de los pulmones. Entra en nuestro cuerpo y luego migra hasta los pulmones.

¿Todo claro que es un parásito pulmonar? Pues él, tras tantos años de evolución, todavía no lo sabe y puede provocar cosas tan raras como parálisis en una pierna. Y que al cabo de dos días la pierna se cure. Luego otra vez parálisis, pero en el brazo. Curación. Y ahora ceguera.

Por cierto, uno de sus huéspedes intermedarios es un cangrejo llamado Potamon. De aquí tiene que salir un Digimon.

7-ASCARIS LUMBRICOIDES

Ascaris es otro gusano que llega a nuestro intestino en forma de huevo por culpa de verduras mal lavadas, manos sucias o agua contaminada. Una vez en nuestro INTESTINO, el huevo eclosiona y sale una larva viajera. MUY viajera. La simpática larva pasa al sistema linfático y de ahí al sanguíneo. La sangre es el mejor crucero para recorrer nuestro cuerpo, así que gracias a ella Ascaris pasa por el hígado, el corazón y de ahí directo al árbol bronquial. Que lo visita entero, ¡faltaría menos! Bronquiolos, bronquios y a la traquea, donde es deglutida y pasa al esófago, luego al estómago y llega al INTESTINO.

Donde, y tras patearse todo nuestro cuerpo, por fin alcanza el estado adulto en el mismo sitio donde comienza su odisea.

Este es uno de los bichitos a los que me refería esta mañana.

6-LOA LOA

Loa loa es una microfilaria con un nombre bastante simpático que acaba en nuestro cuerpo por culpa de un tábano. Y a pesar que en nuestros capilares no hay sol, estrellas ni relojes, Loa loa se encuentra en los periféricos durante el día y en los pulmonares por la noche. El cómo, no lo sé, pero su historia no acaba aquí: este gusanito (Sí, otro gusanito) puede acabar en el ojo.

Aquí me encantaría poner una fotografía porque es espectacular, pero como dije que nada de cosas desagradables, os dejo otro dibujo:

Loa loa se encuentra tan cómodo en un ojo como nosotros en una piscina. Y puede estar ahí sin que nos demos cuenta hasta que en un momento dado, notemos una manchita veloz cubriendo nuestro campo de visión.

5-TRYPANOSOMA BRUCEI

Pausa de los gusanos para hablar de un protozoo. Y no uno cualquiera, sino uno de los causantes de una de las enfermedades más jodidas que hay: la trypanosomiasis africana o enfermedad del sueño.

Este bichejo acaba en nuestro interior por culpa de la mosca *Tse-tse. Una vez dentro se dedica a organizar tal desastre que el sistema inmune enseguida se presenta para detenerle. Y si tienes un buen sistema inmune, la amenaza no tarda en ser controlada. Hasta que este minúsculo criminal se la juega a nuestras células con la variación antigénica. ¿Que qué es eso? Vamos, que altera toda su superfície para que el sistema inmune no lo pueda reconocer.

La enfermedad se dispara de nuevo y nuestras células defensoras, tras identificarlo, ficharle y desarrollar maquinaria específica contra su nuevo cuerpo, se lanza al ataque. Y cuando por fin parece que le vuelven a controlar, Trypanosoma brucei hace otra variación antigénica.

Y así hasta seis veces.

Sí, los linfocitos están con las capas del cuerpo de exploración porque también son guerreros que les toca luchar contra enemigos titánicos.

*Otro dato curioso: a esta mosca cojonera le atraen ciertos colores como marrón o azul oscuro. Si algún día visitáis zonas endémicas de esta enfermedad, ya sabéis qué ropa tenéis que dejaros en casa.

4-PLASMODIUM

Si Trypanosoma brucei es un criminal, los cuatro integrantes de Plasmodium son asesinos en serie. Son los causantes de la Malaria, que por si el nombre no os da ninguna pista, es la peor enfermedad parásita que hay. Y según los parasitólogos, una de las peores del mundo.

Plasmodium es una cuadrilla formada por Malariae (Que a pesar de llevar el nombre de la enfermedad es la más irrelevante y no la voy a mencionar más), Vivax, Ovale y Falciparum.

Vivax y Ovale producen lo que se conoce como fiebres terciarias. Que es la malaria pero con fiebre cada tres días. Y este par de monstruitos no solo producen una enfermedad jodida, es que pueden quedarse durmiendo en nuestro hígado. Son los hipnozoitos y pueden pasarse latentes en las células del hígado durante mucho tiempo mientras el tratamiento aniquila a los plasmodios que hay afuera.

Miradle, si dormidito parece hasta bueno.

Un mal día, sin un por qué claro ni motivo definido, estos hipnozoitos pueden despertar y desencadenar de nuevo toda la enfermedad. Si te toca una malaria de Vivax u Ovale, nunca te curarás por su culpa. Aunque también puedes tener toda la suerte del mundo y que se queden durmiendo la mona para siempre.

Lo gracioso es que Vivax y Ovale producen la malaria benigna. El cuarto jinete, Falciparum, no tiene hipnozoitos, pero aún así es productor de la malaria maligna. Imaginaos.

Sí, imaginadlo porque no me voy a enrollar más con la malaria. Lo curioso para mí son los hipnozoitos, lo de Falciparum es mucha mala baba.

3-ENTAMOEBA HISTOLYTICA

Este es la forma minuta de Entamoeba histolytica:

La forma minuta no es patógena. Llega a nuestro intestino y se queda ahí sin hacer nada más que comer bacterias. Ni produce daño ni síntomas ni nada. Pero Entamoeba histolytica es como el doctor Jeckyll y mister Hyde. Y una bajada de defensas puede hacer que este pequeñín acabe en la sangre y se convierta en la forma magna:

Mister magna es básicamente un vampiro con el poder de destrozar irreversiblemente nuestra mucosa intestinal. También puede viajar por el Crucero Torrente Circulatorio y acabar en el hígado, pulmones o cerebro para hacer aún más daño.

2-DYPHYLLOBOTHRIUM LATIUM

Este gusano es tan grande como su nombre. Además de una contradicción para una de las condiciones de los parásitos: ser más pequeños que su huesped.

Este primo hermano de las tenias puede alcanzar de quince a veinte metros. Un tamaño brutal que lo hace en nada: creciendo diez centímetros al día, en cinco o diez semanas llega a su longitud máxima. Puede llegar a vivir unos veinte años, pero digo yo que el paciente se dará cuenta antes que tiene semejante monstruo en el intestino.

Sigo alucinando con este. Tiene que estar comprimidísimo para caber dentro de nosotros.

Para hacernos una idea, la de la izquierda es una simpática bruja de metro sesenta y cinco y el rayajo de la derecha un Dyphyllobotrium latium doblado varias veces sobre sí mismo.

1-DICROCOELIUM DENDRITICUM

Como dijo Jack Skeleton, lo mejor para el final he querido dejar. Este es un parásito que también tiene un largo recorrido: sus huevos son ingeridos por los caracoles, luego llegan a las hormigas que serán comidas por el ganado. Y del ganado puede pasar a cualquier depredador, como nosotros.

Hasta aquí todo perfecto: una cadena alimentaria la mar lógica. Quitando que hay un problema: las hormigas caminan a ras del suelo y el ganado tiene interés cero en esas motitas negras que hay entre la hierba. Aquí es cuando Dicrocoelium podía haberse vuelto, no sé, un gusano de estos que viven en la tierra, pero como buen parásito que se precie, también optó por complicarse la vida.

Y su método elegido es el control mental.

Cuando una pobre e incauta hormiguita se zampa un huevo de Dicrocoelium dendriticum, todo acaba con el insecto en lo alto de una hoja.

En el suelo caminando como quien no quiere la cosa, las hormigas normales, arriba, la hormiga parasitada.

Dicrocoelium dendriticum manipula desde el cerebro a la hormiga para que se vaya ahí donde el ganado se la pueda comer. Este control dura todo el día, al caer la noche, la hormiga despierta y regresa algo desorientada al hormiguero. Al amanecer sucederá otra vez lo mismo y así hasta que sea devorada.


Y aquí termina mi top. Lo he elaborado a partir de los bichitos que me caían al examen, así que no he contado con toooooooooodos los parásitos de mundo. Hay más y muchos más interesantes, pero estos son los que tenía que estudiar.

Espero que os haya interesante.

Anuncios

2 comentarios en “Top 10 parásitos interesantes

¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s