La economía coge fuerzas

Apurando hasta casi el último día, por fin llega el cuento de marzo para el reto de El aullido del lobo. Tenía pensado escribirlo antes, pero este mes tocaba elegir un titular de periódico como fuente de inspiración y no es tan fácil como parece. Al final salen cosas muuuuuuuuy raras. Mi titular ha sido este y el resultado de este experimento es el cuento que estáis a punto de leer, ¡espero que os guste!

Los años de crisis habían sido duros para la ciudad de neón. Tras una época de bonanza y esplendor, de despilfarro y locuras millonarias, la decadencia había sacudido los cimientos de la metrópolis, haciendo temblar hasta el último de sus órganos, estrados e inmuebles. La chica de la mascarilla había sido una espectadora del colapso. Ajena a todas las desgracias y casos de corrupción que, súbitamente, habían empezado a brotar, había contemplado el ir y venir de la ciudad y sus habitantes sentada en una azotea, en un banco, bien de madera y en la calle o bien acristalado y en las entrañas de un rascacielos; había rescatado mil historias de periódicos tirados en la papelera y escuchado otras tantas según caminaba. Ella no formaba parte de aquello, ni siquiera sentía que vivía en aquella ciudad. Era como una paloma que estaba de paso, o, más bien, una turista desharrapada que en vez de visitar monumentos contemplaba la cotidianidad de las calles.

Y una mañana, la crisis empezó a desarrollar sus primeros síntomas de deterioro. Los tumores se habían ido desarrollando poco a poco, alimentados por pequeñas crecidas, por todos esos logros de los grandes almacenes y algún que otro local pequeño. No era suficiente como para decir que todo había acabado, pero sí para sentir que el monstruo de la crisis estaba empezando a encaminarse a su destrucción.

La señal más visible, que no la primera, se hizo patente el día que las calles se llenaron de hombres y mujeres trajeadas, miembros de esa extraña tribu llamada por algunos como Economistas, conocida por otros como Inversores, o también Altos Directivos. Diferentes cepas de una misma especie: los seres de los Negocios.

Y las calles estaban llenas de ellos, desde las grandes avenidas hasta las callejuelas más modestas. La chica de la mascarilla era la única gente de a pie de esa ciudad, quien, y valga la ironía, se había apropiado de la terraza del Ayuntamiento para observar desde lo alto el caminar de aquellas criaturas. Parecían felices, aunque era difícil de precisar en aquellos rostros serios, prepotentes, pagados de sí mismo y para los que sonreír era despilfarrar los músculos de la cara. Y aun así, su satisfacción se palpaba casi tanto como sus trajes oscuros de grandes hombreras y gemelos de oro.

La hoja de un periódico perdido llegó hasta donde estaba ella gracias a un oportuno soplo de aire fresco. Había un único titular en ella y luego cientos de párrafos escritos con letra menuda, de máquina y apelotonada sobre sí misma.

“La economía coge fuerzas”.

La joven sonrió, pero la mascarilla que llevaba tampoco permitió que otros vieran su sonrisa. Aunque tampoco es que hubiera nadie para verla. Era una noticia estupenda, incluso ella lo sabía, pero pecaba de optimista. Sí, la economía estaba cogiendo fuerzas, pero era solo un pequeño animalito recién nacido, balbuceante, que todavía no había dado sus primeros pasos. Mientras que la crisis era una bestia gigantesca que había cubierto los cielos de la ciudad, atrapándolos a todos en su interior.

Solo había que levantar la cabeza para ver donde antes hubo estrellas la carne rugosa del engendro. Y ahí, entre manchas oscuras, los pequeños tumores que, algún día, se convertirían en la llave para escapar de aquel lugar.

Anuncios

2 comentarios en “La economía coge fuerzas

  1. Me encanta como has logrado representar la crisis económica que se sufre y como de mínima es la esperanza. Es una metáfora muy buena la de la bestia.

¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s