Impulsividad

                La soñadora vivía en una torre inmensa que rozaba los cielos. Su cúspide era de cristal y estaba repleta de ventanas y aperturas por las que siempre entraba o salía algo: un muñeco de papel, un destello de luz. Las paredes, sin embargo, estaban repletas de cajones y más cajones. Había miles de ellos cubriendo en espiral el interior de la torre. A decir verdad, ella no era muy consciente de aquel exceso: vivía en la última planta, siempre al borde de su ventana favorita, donde dormía, creaba o, simplemente, esperaba a que lloviera.

                La idea llegó sin previo aviso en medio de una tormenta, un relámpago de genialidad tan inesperado como bien recibido. Sin dudar ni pensárselo dos veces, la soñadora atrapó aquella ocurrencia en la primera hoja en blanco que tuvo a mano. Sus dedos, veloces, recorrieron la hoja de punta a punta, esbozando en tinta y lápiz todo lo que se le había ocurrido. Trabajó inmersa en euforia, sintiendo todavía el recuerdo eléctrico de aquel momento fugaz, pero intenso. Era amor a primera vista, amor por aquella idea tan perfecta.

                Cuando terminó, cogió la hoja y la dobló varias veces hasta obtener un pequeño avión de papel.

                Temblando todavía por la emoción, se puso de puntillas antes de lanzar el avión hacia los aires. El artefacto tembló, sacudido por la inercia del impulso, pero al rato se estabilizó y continuó volando. Cada vez más alto, cada vez más lejos de la mirada satisfecha de su creadora; voló hasta convertirse en un punto oscuro sobre el sol, una mancha de la que casi ni se distinguían sus alas.

                Con un suspiro, la calma regresó. Mientras abandonaba su postura impaciente, la soñadora de repente empezó a sentir que quizás no debería de haberlo lanzado todavía. Había sido demasiado pronto, demasiado precipitado; no había valorado las consecuencias o las alternativas, ni siquiera se le había ocurrido que quizás esa no fuera la mejor manera de expresarla. ¿Y ni su idea no era para un avión? ¿Y si era un globo? ¿O un pulpo?

                En un arrebato desesperado, estiró el brazo, quizás con la vana esperanza de atrapar de nuevo la idea entre sus dedos. Pero el avión de papel volaba ya lejos. De ella. De su escritorio. De su torre de cajones y cristal.

                “No debí haberlo hecho. O, por lo menos, no sin pensarlo un poco más”.

                Más adelante hubo otra tormenta y una nueva idea con forma de relámpago. En aquella ocasión, la soñadora mantuvo prisionero el rayo entre sus manos, incapaz de decidir qué hacer con aquel amasijo de luz que se revolvía entre sus dedos, ansioso por escapar y seguir volando. Quiso soltarlo, aprovechar el chute de adrenalina y electricidad para darle forma y vida, pero se contuvo.

Temerosa de su propia impulsividad, guardó el relámpago en un cajón bajo llave.

Cajón a cajón, duda tras duda, había convertido su hogar en una torre tan alta que empezaba ya a rozar el cielo.

BAMBALINA DE RELATOS

Anuncios

2 comentarios en “Impulsividad

  1. Hola brujita^^

    Me ha gustado mucho, de verdad. El final expresa muy bien lo que es el problema, lo difícil que es conseguir ese punto intermedio tan necesario.
    A mí me suelen acusar de no avanzar por reescribir mis historias y acabar abandonándolas en el proceso ^^”
    En fin, muy bonito el ejemplo del avión y la torre. Me ha encantado 🙂
    Mucho ánimo,
    A.W.

    • La verdad es que es algo que me pasa mucho (De ahí que eligiese ese tema para hablar de la impulsividad). A veces empiezo las cosas con muchas ganas…y al final acabo por detenerlas por que no era su momento. Y de tanto pensarlas, se me acaba acumulando. Bueno, ¡a ver si este año ponemos remedio a esto!

¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s