Creación de personajes: 1-Introducción y el truco de las mil preguntas

Mi hermana tiene tropecientos mil personajes. Ni siquiera yo los conozco todos, pero ella de alguna manera no solo es capaz de recordar sus mil nombres, sino más o menos se las apaña para que todos sean únicos… ¡Y encima dibujándoles aspectos diferentes! Pues resulta que anoche estaba repasando los diseños de algunas de sus criaturas cuando mi madre se asomó para cotillear y, asombrada por la desorbitada cantidad (Que no, que no exagero. Si queréis le pregunto cuántos tiene y seguro que salen más de cien), le preguntó si no era mejor tener unos pocos y repetirlos en las historias en vez de seguir creando más y más.

No sé vosotros, pero creo que los personajes son uno de los pilares fundamentales de tu proyecto, quizás su alma. Hay series que no soporto y cuya trama me pone negra y que, sin embargo, sigo viendo por esos dos personajes que me han robado el corazón. O historias que me niego a acabar porque no quiero despedirme de sus protagonistas.  Y, al revés, si no soporto a la protagonista, le puedo coger mucha manía al resto del cuento.

Así que no, para mí no es lo mismo tener a una Dalila alegre en el Cuento A, una Dalila triste en el Relato B y una Dalila seria en la Novela C. No es interesante y, encima, te pasas por el forro la propia esencia de Dalila.

Con esto en mente (Y porque crear personajes es lo que más me gusta de inventar historias) estreno la primera de una serie de entradas para hablar de la Creación de personajes. No os engañaré: va a ser un batiburrillo de las ideas, trucos y consejos que a mí me han funcionado. No son reglas imprescindibles para seguir a rajatabla (Yo me las aplico de tanto en tanto), pero pueden ser útiles para aprender ideas nuevas.

En esta primera parte voy a hablar un poco de los cimientos de los personajes. Ahora mismo me atrevo a decir que los personajes que creo son bastante majos y variados. Pero creedme, no siempre fue así.

La protagonista de mi primer intento de novela era una niña pija. ¿Algo más? Se llamaba Rebeca. ¿Y qué más? ¿Personalidad? ¿Gustos? ¿Aspecto físico? Pues no: no tenía nada de nada. Solo un nombre y un concentrado de todos los estereotipos sobre las niñas pijas. La coprotagonista era una niña gótica y su fórmula era un poco de lo mismo: un nombre+clichés de góticos. Supongo que la primera era rubia y la segunda morena. Nunca las llegué a describir, pero es lo típico que iría en cada paquete.

Mi primer, primer, primerísimo personaje con el que me calenté un poco la cabeza y me esforcé por darle una personalidad única nació gracias al TRUCO DE LAS MIL PREGUNTAS.

Para mí lo más sencillo es empezar con la esencia del personaje, la palabra clave con la que definirías su papel en la historia. ¿Quieres un protagonista tranquilo? ¿Un villano de intenciones poco claras? ¿Un compañero de viaje? Luego dale un nombre. Todo es más sencillo cuando lo bautizas. Deja de ser “el prota de mi proyecto” o “ese malo que tanto me gusta”. Un nombre siempre aporta un pellizco de personalidad. No vale cualquier nombre, tienes que buscar el nombre que, instintivamente, relaciones con esa palabra clave. Auro, por ejemplo, es el nombre que le di a un pirata al que siempre relaciono con el dorado. A Ariel le gusta bucear, el coral y pasar los días en la playa. Somnus es un soñador. A Taxus le apasiona la botánica. Esperanza ha perdido la esperanza.

Luego, llegan las preguntas. Son todas las que quieras y se te ocurran. A continuación he puesto unas cuantas de ejemplo, pero hay muchísimas más:

  • ¿Cómo se llama?
  • ¿Cómo es su família?
  • ¿Cómo es la relación que tiene con su família?
  • ¿Tiene amigos cercanos? ¿Y enemigos?
  • ¿Cómo se relaciona en general con las personas?
  • ¿Qué tipo de cualidades no mágicas posee?
  • ¿Y cualidades mágicas?
  • ¿Cuál es su principal defecto?
  • ¿Cómo le gusta vestir?
  • ¿Cuales son sus colores favoritos?
  • ¿Y su comida favorita?
  • ¿Qué tipo de mascota le gustaría tener?
  • ¿Qué clase de nombre le pondría a una mascota?
  • ¿Cuál es su sueño?
  • ¿Qué objetivo tiene? ¿Porqué?
  • ¿Qué relación tendrá con los demás personajes?
  • ¿Cuál es su objeto más preciado?
  • Si tuviera que dar la vida por alguien/algo, ¿qué sería?
  • Si le chantajeasen, ¿qué sería lo mejor para usar en su contra?
  • ¿Cuál es el suceso que más le ha marcado?

¿Tienes ya un personaje? ¿Le has puesto nombre? Ahora responde a las preguntas. Y no quiero respuestas aleatorias: enlaza todas las ideas que se te ocurran. A Auro, mi aprendiz de pirata, le encanta el mar y comer centollos, pescado frito y cualquier bicho que se pueda pescar. Su sueño es ser un gran pirata, idea que choca con los del resto de su família, motivos por los cuales… se han distanciado un “poco”. Es buen navegante, guerrero, tiene una memoria más que decente y mucho interés por descubrir mitos y tesoros, pero al mismo tiempo es demasiado simple y se deja llevar demasiado por sus impulsos.

Este es el más simple de todos, pero te ayudará a hacer bastante complejo al personaje. Y si encima vas haciendo las preguntas junto con la trama, evitarás muchos sin sentidos (¿Por qué el protagonista quiere ser el campeón de baloncesto? ¿Por qué el malo está obsesionado con fastidiar a los vendedores de helado?). Como nuestra capacidad de autocrítica, para qué negarlo, es bastante cuestionable, lo mejor es contarle tus respuestas a tu hermana, amigos o beta favorito. Cualquier mente ajena podrá ver qué es lo que falla, lo que está cogido por las pinzas o no se entiende. Y si, además, te hace más preguntas que te obliguen a seguir pensando, ¡perfecto!

A primera vista este truco parece bastante pesadito y algo aburrido. Como ya digo, no es el único, en futuras entradas hablaré de otras técnicas algo más entretenidas, pero este al ser el más básico lo considero imprescindible para empezar a crear personajes.

“¿Por qué?”, me preguntaréis:

  1. Porque eres el único capaz de poner en jaque a tu propia imaginación dándole las preguntas que necesita para resolver. Solo si te cuestionas tus ideas más básicas podrás encontrar detalles que, en un principio, no te habrías imaginado.
  2. Porque estas preguntas son tan maleables que puedes añadir trescientas más sobre el mundo de tu historia (U otros) y ver cómo tu personaje se adapta a las diferentes situaciones: si apareciera en un mundo inhóspito, ¿cómo reaccionaría? ¿Qué haría si lo seleccionan como tributo para Los juegos del hambre (¿Qué estrategia usaría? ¿Sería capaz de matar al principio? No vale dar por hecho que vivirá o morirá. Tienes que ponerte en su piel y pensar en lo que haría)? ¿Cuál sería su casa de Hogwarts (Tiene que encajar sí o sí en una de las cuatro, así que, ¿cuál de todas sus cualidades es la principal? ¿Es altruista, buen amigo? ¿Ambicioso? ¿Inteligente? ¿Valiente?)? ¿Qué elemento le asignarías (Ardiente como el fuego, voluble como el agua, firme como la tierra…)?
  3. Si usas las mismas preguntas básicas luego puedes comparar personajes diferentes y ver que no son la misma persona con un nombre y diseño diferente. Si ves que todas tus protagonistas son chicas antisociales con una gran habilidad y bastante carácter, quizás sea el momento de buscar respuestas diferentes.
  4. Y, también, si ves que tus respuestas son calcos de personajes que ya conoces, pues por mucho que los admires, lo mejor sería que probaras a buscar otras opciones. No hace falta que lo elimines todo, simplemente busca la misma respuesta contada de otra forma. En vez que su archienemigo matase a sus padres y luego le hiriera dejándole una cicatriz, puedes poner que el villano en un atentado en el que murió mucha gente, acabó también con su familia. ¿Padres muertos? Sí ¿Justificación del odio del prota? Sí ¿Similitud con Harry Potter? Ya no tanta.

Por supuesto, si solo respondes con “Sí”, “No” y definiciones tan básicas como “chica alegre”, “Quiere ser fuerte” o “le gusta el chocolate”, este truco no sirve para nada.

Y hasta aquí la primera entrega de Creación de personajes. ¡Nos vemos la semana que viene con más!

P.D.

Para crear tu lista de preguntas recomiendo mirar fichas de rol. Algunas son MUY concienzudas y no dejan casi nada en el aire.

Anuncios

6 comentarios en “Creación de personajes: 1-Introducción y el truco de las mil preguntas

  1. Aun tengo que ponerme al día con muchas cosas, en tus dos blogs, pero quería ir leyendo algo de lo que has escrito en ellos. Esta entrada me parece muy interesante y la tendré en cuenta cuando vuelva a ponerme con mis historias, seguramente pronto me pondré aunque sea a hacer juegos con lo de las preguntas para ver si salgo del bloqueo. Gracias por esta pedazo de ayuda para todo el que quiere escribir 🙂

    • Uy, pues en este te espera un aluvión de escritos sin sentido XD
      Pues si te sirve para el bloqueo (O lo intentas igualmente con el objetivo que sea) espero que luego me cuentes qué tal te va. En realidad tengo algo de miedo de hablar tan categóricamente de trucos que son tan, tan míos que luego no se entiendan o no os sirvan.

      • Echa el miedo a un lado. Está genial y se entiende, y si no…pues se te pregunta. Es genial que quieras compartir algo que te funciona. Y, por supuesto, te contaré los resultados 🙂

      • A ver si dices lo mismo con lo que está por venir. Que tengo trucos MUY raros XD (Pero bueno, si os sirven, pues genial)

¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s