Reseña: Escuadrón suicida

  • Título original: Suicide squad
  • 123 minutos
  • Sinopsis: Mientras el gobierno de EE.UU no tiene claro cómo responder a una visita alienígena a la Tierra con intenciones malignas, Amanda ‘El Muro’ Waller (Viola Davis), la líder de la agencia secreta A.R.G.U.S., ofrece una curiosa solución: reclutar a los villanos más crueles, con habilidades letales e incluso mágicas, para que trabajen para ellos. Sin demasiadas opciones a dar una negativa, los ocho supervillanos más peligrosos del mundo acceden a colaborar con el Ejecutivo en peligrosas misiones secretas, casi suicidas, para así lograr limpiar su expediente.  

En un capítulo de la serie de dibujos Kim Possible, el mejor amigo de la protagonista contrata a un par de expertos para que ayuden a Kim en su lucha contra el mal. Cuando el propio amigo es secuestrado, los expertos se niegan a hacer nada por él ya que nadie les va a pagar la misión. No hay ni remordimientos ni compasión ni nada más que la fría lógica de “sin dinero no trabajamos”. Choca ver que en Escuadrón suicida el “temido” grupo de villanos elegidos sea muchísimo más empático y humano. Y ese, es su principal fallo.

A ver, es una película que visualmente es muy espectacular. Se nota que le han puesto empeño, especialmente con el diseño de los protagonistas y sus tomas. Por otro lado, la trama es horrorosa: no tiene ni pies ni cabeza. Si te apasionan mucho las películas de superhéroes seguramente la disfrutes igual, pero no te dejará satisfecho. Es entretenida, tiene un par de chistes divertidos y hay momentos que engancha, pero nada más. Y es una pena, porque podrían haber hecho una buena película, pero en su lugar cogieron un montón de tópicos y los cocinaron con mucha metralla y efectos especiales. Todo ello para aderezarlo con unos personajes a los que se les han dado más importancia al maquillaje que a su esencia. Y aunque se cuenta su historia, sus orígenes y algún que otro trauma, al final no son más que súperhéroes que han acabado por un mal camino. Puede que parezcan monstruos, asesinos o ladrones, pero en realidad no son más que una chica trastornada por un mal novio, un amoroso padre de familia cuya ética es muy dudosa, un sangriento ladrón de bancos que le encantan los unicornios de peluches… En la película no paran de repetir hasta la saciedad que son los malos porque, siendo honestos, no lo parecen. Podrían haber sido Batman o Superman si hubieran tomado otras decisiones. A la hora de la verdad, cuando ya no hay ni “amigo que pague” ni “dinero”, son mucho más humanos y empáticos que los dos expertos de la serie de Kim Possible.

Escuadrón Suicida es, realmente, la historia de una mujer que lo destroza todo para cumplir su capricho de reunir a un grupo de malos haciendo cosas buenas. Solo que los malos al final no son tan malos. Y no porque decidan salvar el mundo, sino porque los han edulcorado hasta convertirlos en una parodia de ellos mismos.

La recomiendo únicamente a los que sean muy, muy, requetemuy fans de las pelis de héroes.

Anuncios

¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s