Reseña: Los caminantes

  • TÍTULOS: Los Caminantes, Necrópolis, Hades Nebula y Aeternum
  • ESTADO: Cuatro libros… por ahora
  • AUTOR: Carlos Sisi
  • EDITORIAL: Minotauro

No sé hasta que punto es verdad o mera suposiciones mías, pero da toda la sensaciones que Carlos Sisi escribió Los caminantes como una novela autoconclusiva. Tiene su principio, sus historias, sus subtramas, su trama principal, un enemigo bastante interesante y un final con la suficiente esperanza para creer que al final la humanidad superará el duro revés de un apocalipsis zombi. Y ya está: tenemos una novela bastante interesante en conjunto aunque no llega a destacar en nada.

El libro debió tener su éxito, pues el autor decidió escribir dos historias más: Necrópolis, que esta sí tiene un final muy abierto y que continúa en Hades Nebula, en la que, finalmente, hay un epílogo maravilloso e ideal que confirma que la pesadilla ha terminado.

Inexplicablemente hay una cuarta novela que podría haberse llamado la Innombrable o La que no debió de haber sido escrita.

En serio, Los caminantes es un libro entretenido. Necrópolis y Hades Nebula son bastante flojuchas, pero, se pueden leer y Aeternum es un desastre colosal que fácilmente entraría en mi top de los peores libros que he leído.

Ahora sí, vamos a desgranar los puntos claves de esta saga:

La trama: Es una historia de zombis y supervivencia. El primer libro es básicamente un recopilatorio de historias de supervivientes y la lucha contra el villano principal de la saga. Puede que dicho así no parezca muy atractivo, pero la lectura es muy amena y es bastante entretenido leer las diferentes peripecias de antes y durante el Apocalipsis. Asimismo, se cuentan un montón de cosas sobre los caminantes y he reconocer que uno de los puntos clave de la novela es lo bien definidos que están. El problema está en que el autor intentó explicar el origen de la zombificación y acaba desarrollando una mezcolanza entre virus y bacterias totalmente surrealista.

La trama comienza a complicarse a partir del segundo libro. Empiezan a salir historias individuales, obstáculos y diferentes enemigos. Lo cual es genial porque se vuelve todo mucho más emocionante e intrigante. Hasta que el autor decide cortar de tajo la mitad de las subtramas. No, en serio, no se puede desarrollar un villano durante capítulos para que luego diga “adiós muy buenas, podéis iros” o, el colmo de los colmos, dejar que uno de los protagonistas cometa una estupidez (De la que le avisaron con pelos y señales de todas sus consecuencias) que le deje tan descolocado que se vaya de la historia por decisión propia. Y es literal, su capítulo termina con el narrador despidiéndose de él.

Y lo que es una pena es que después de haber explicado cómo son los zombis estos no tardan en perder importancia. Debe ser una de las novelas de zombis en la que los muertos son menos aterradores y que casi no pintan nada. La clave son los humanos: los buenos y los malos (Mensaje que el autor no para de repetir una y otra vez, junto otras cosillas como “el efecto cueva” que a mí, por lo menos, se me han hecho muy cansinas). Y, vale, en el primer libro no está mal. Está el padre Isidro, un malo al que la crítica puso por los cielos y reconozco que es bastante interesante, especialmente por su preserverancia. Sin embargo, el resto de villanos son tan clichés que parece que hayan salido de un catálogo. Y, a parte de tocar las narices, no hacen gran cosa. No tienen ni grandes planes ni ambiciones ni nada mínimamente innovador. Quieren poder, quieren sexo o poder y sexo. Y para eso van a complicarlo todo junto con otros factores que casi parece que se hayan puesto todos de acuerdo para fastidiar a los pocos supervivientes.

Hablando de los malos, los protagonistas también necesitan su mención:

Los personajes: Lo bueno: hay muchos y muy variados. Y con una tasa de mortalidad bastante baja. Lo malo: no hay ningún personaje carismático (La verdad es que son bastante simplones). Entre eso y que los pocos que me gustaban morían en seguida pues la verdad es que acabaron por resultarme completamente indiferentes. Todas las incursiones, peligros y encerronas se convirtieron casi en la parte más aburrida del libro porque por un lado sabía que acabarían escapando y en caso que no lo lograran me daba lo mismo quién muriera.

Para mí, lo más interesante era el misterioso bichín culpable de la pandemia. De la que se dan muchas pistas, muchas preguntas y ninguna respuesta que merezca la pena.

-Valoración: No recomendado.

Anuncios

¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s