Hogar de ensueño

                ―Cierra los ojos. Ahora dime qué ves.

                Hay una ventana blanca. Al otro lado se puede ver un árbol o un jardín. La ventana no está fija en ninguna parte. Podría ser del salón, por ejemplo. Este está lleno de estanterías con libros y huecos para más libros. También hay un sofá con su mesita y lámpara de pie. Ese rincón huele a chocolate a la taza y tardes de lluvia.

                También me imagino un despacho con una mesa muy grande, pero insuficiente para el mar de papeles y libretas que se acumulan en ella. Las paredes están cubiertas con más estanterías para más libros, más libretas y objetos que he ido acumulando y que se merecen un lugar especial. Este será, perdón, este es mi lugar de trabajo.

                Y ya está.

                ―Es poco. ¿No has imaginado nada más?

                Antes soñaba con puertas camufladas, pasadizos secretos y escaleras, muchas escaleras. Creo que los perdí al hacerme mayor. Ahora soy una persona realista que se contenta con una ventana y rincones donde esconderse tranquilamente.

RETO: El libro del escritor

Anuncios

2 comentarios en “Hogar de ensueño

¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s