Hilo rojo

Caminaba, algo distraídamente, con una melodía entre los labios y un problema de matemáticas rondando por la cabeza cuando notó que algo tiraba de su brazo.

                Echó la vista atrás hasta distinguir su ruinoso hilo rojo tirado entre adoquines. Estaba desgastado, reatado, demasiado anudado en algunos tramos, viejo y polvoriento. Era, ahora que lo contemplaba desde una nueva perspectiva, un lastre del que deshacerse.

De uno de sus bolsillos sacó un par de tijeras. Un solo corte y la unión desaparecería para siempre. Solo necesitaba un tijeretazo, un “¡Zas!” contundente…

Pero, al final, dudó. Después de todo, se suponía que aquel hilo descolorido era su destino.

Anuncios

2 comentarios en “Hilo rojo

¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s