Un sueño de esta semana…

Ardo. Estoy ardiendo.

Puedo notar como el fuego nace en mi cadera para luego ascender por el costado izquierdo hasta un punto exacto por debajo de la axila. Ahí se detiene, pero poco importa: ardo en llamas azules que recorren ese camino invariable una y otra vez. Una y otra vez.

Hace calor.

Me levanto con torpeza, cansada de agonizar en la cama. Me encuentro en una clase, una cualquiera que bien puede ser todas las clases en las que he estado alguna vez, rodeada por mis compañeros. También hay una mujer desconocida que dice ser nuestra profesora de microbiología. Lleva consigo las notas del examen.

Está valorado en unidades de calor.

Ardo. Sigo ardiendo. Me estoy quemando viva y no hay nadie que me pueda ayudar.

…QUE SE CONVIRTIÓ EN PESADILLA

RETO: El libro del escritor

Anuncios

¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s