Azucarada tentación [LCdT]

                Aferrada al umbral de la puerta, Georgette suspiró. Por mucho que intentara escapar del salón y su empalagosa tentación, al final acababa por regresar, olvidando durante un instante todo lo que implicaba un, aparentemente, inocente pastel.

                La tarta presidía la sala, esplendorosa de azúcar y crema. A su lado, cualquier bizcocho resultaba insulso, insípido e incomible. Su paladar de golosa y repostera era capaz de percibir la sutil diferencia que convertía ese postre en algo único e insustituible.

                Pero no podía comerlo. No sin recordar el sabor prohibido que le convertiría de nuevo en una bestia.

A pesar que su parte más racional sabía que era una trampa, su instinto ansiaba devorar el pastel y perderse en la dulzura y magnificencia de sus selectos ingredientes.

Sangre.

Huesos.

Entrañas.

Sonrió; ansiosa, ávida, impaciente. Detrás suyo, las paredes de la mansión estaban cubiertas por un pegajoso manto de harina y migas. Había intentado luchar contra su naturaleza, pero ninguna de sus creaciones había sido capaz de sustituir aquel pastel que despertaba en ella su antiguo hambre caníbal.

El tiempo se agotaba mientras el monstruo de su interior rugía, ansioso por escapar y recordar quién era realmente.

Una historia de las crónicas del teatro
Anuncios

¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s