El tiempo dentro de una lavadora

Gira.

                Es interminable.

                No soy capaz de atraparlo.

                Las vacaciones se sucedieron en un instante casi fugaz. Dos meses desaparecidos y demasiados proyectos por concluir. El tiempo se había vuelto a burlar de ella. Era una trampa oscura, una venganza contra aquella princesa que destruía minutos y horas sin comprender siquiera el alcance de su poder. Ella lo había enjaulado, transformando a una entidad en un concepto; él le había arrebatado el descanso.

                Gira.

                Es incontrolable.

                Pero la paradoja me pertenece.

Anuncios

¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s