DECADENCIA: 3

                El calor se escurría por la ventana, bochornoso y sofocante, anulando los sentidos y entorpeciendo los pensamientos. Senhua suspiró; estaba cansada de esas estúpidas e insufribles clases que tenían que dar incluso aunque estuvieran en agosto. El instituto no perdonaba ni al verano, así que ahí estaba, aburrida, abochornada y sola desde que sus amigas habían descendido a clases inferiores y ella había sido promocionada a 1º B.

                Incapaz de seguir prestando atención, se inclinó sobre el cristal. El exterior también estaba en silencio y ni pájaros ni estudiantes se atrevían a recorrer el patio o los jardines que rodeaban el edificio. La joven se centró en los únicos seres vivos que resistían la ola de calor: inexplicablemente, las flores todavía no se habían podrido y se erigían orgullosamente, aunque con los pétalos ligeramente marchitados.

                Y entonces, la vio: una sombra sin rostro, que caminaba bajo el sol con la tenacidad de estar buscando algo.

                O a alguien.

*

                Cuando Anarchy llegó a su aula, 1ºC, reinaba una algarabía alegre aunque algo tímida por el temor de molestar a otras clases. Aunque todavía no formaba parte de él, la muchacha sonrió, alegre al haber regresado y lamentando una pizca haberse ido, perdiendo la oportunidad de haber formado parte del bullicio.

                Aprovechando que la primera clase había terminado y el siguiente profesor no había llegado, la chica cruzó la puerta, deseando en parte que alguien le preguntara quién era. Varias miradas de curiosidad se posaron sobre ella, fugaces y volátiles, que desaparecieron una vez saciado el interés. Al principio, solo la de una muchacha se mantuvo con más interés, aunque casi parecía que estaba taladrándola con la mirada.

                Se llamaba Lizzie, recordó, y nunca habían sido amigas.

                ―Así que has vuelto ―la joven hablaba casi arrastrando las palabras, como si todo fuera demasiado aburrido o insignificante como para prestarle atención.

                ―Brillante deducción. ¿Qué tal va todo?

                ―Va.

                Y retomó la lectura de sus apuntes.

                A Anarchy se le escapó una sonrisilla antes de dejarla atrás y buscar al único amigo que había dejado atrás. Sabía que estaba ahí, puesto que había visto como la saludaba en el recibidor.

                Kris se encontraba en el fondo de la clase, jugueteando con el móvil completamente abstraído. Tenía el pelo ligeramente más largo que la última vez que se habían visto, con los mechones castaños amenazando con cubrirle los ojos, pero por lo demás seguía igual de desgarbado. Incluso llevaba sus desgastados mitones de cuero, de los que nunca le había visto separarse.

                Estaba tan concentrado con lo que parecía un juego de competición de carreras, que se sobresaltó al notar como la muchacha le daba un golpecito en el hombro.

                ―¿Pero qué? ―se le escapó, aunque por suerte el móvil no―. ¡Qué susto me has dado!

                ―Lo sé ―Anarchy esbozó una sonrisa pícara―. ¿Qué tal tu apasionante vida?

                ―Más aburrida que la tuya, por lo que veo. ¿De verdad te han dejado entrar con esas pintas? ¿No te estás asando con ese jersey?

                ―En realidad hasta que no me cambie no puedo incorporarme a las clases, pero no me han dicho nada de inspeccionar el terreno. Y no hace tanto calor.

―Estás loca: hace más de treinta grados y vas vestida completamente de negro. Y con jersey de lana.

La joven alzó una ceja, divertida ante su reacción.

―Antes no te fijabas tanto en la ropa ―le chinchó, sentándose en su mesa.

―Me lo ha pegado un amigo ―el chico se encogió de hombros, guardando el móvil en la mochila―. Bueno, ¿es verdad que vuelves o solo estás de visita?

―No lo sé. Estaba dando un paseo cuando me apeteció regresar para ver cómo estaba todo. Después de la cálida bienvenida que me han dado Lizzie y Missy, creo que me apetece probar a quedarme unos días y fingir que soy una alumna tan maravillosa como ellas.

―Como siempre, lo que dices tiene tanto sentido como piensas ―bromeó, sacándole la lengua mientras ponía los ojos en blanco―. Por cierto, ¿quiénes son?

La muchacha se cruzó de brazos, frunciendo el ceño.

―Kris, Kris… ―le recriminó con falsa severidad―. Comprendo que a una no la conozcas porque es una de las niñas perfectas del grupo A, pero la otra… ¡que va a esta clase, tu clase!

―Siempre se me han dado mal los nombres…

―Es ella, la de la coleta marrón de la primera fila.

Se giró para señalarla, pero Lizzie ya no estaba.

Anarchy se quedó en silencio, casi patidifusa. Ignorando la risilla que se le estaba escapando a su amigo, se levantó para ver qué había sido de esa chica. No estaba hablando con nadie más, por lo que tenía que haber abandonado el aula.

No fue muy difícil encontrarla. Bastó con cruzar la puerta para estar a punto de tropezarse con ella.

Si se dio cuenta que alguien casi se chocaba con ella, Lizzie no le dio importancia. Se encontraba con dos jóvenes, ambos de otro grupo, a los que Anarchy no era capaz de ubicar. A uno no le sonaba haberlo visto nunca, pero la otra le era ligeramente familiar. Aunque solo fuera porque tenía el pelo teñido de violeta y llevaba una carpeta casi más grande que ella.

―…y entonces pidió permiso para ir al servicio y no regresó ―quien hablaba era el chico, quien parecía estar esforzándose por mantener una actitud seria y formal―. Cómo sois muy amigas, nos preguntábamos si sabrías qué le ha pasado y por qué no ha vuelto a clase.

―No me ha enviado ningún mensaje ni se ha pasado a saludarme ―aunque de normal el tono de voz de la muchacha era especialmente desagradable con quienes no soportaba, aquella vez era inusitadamente gélido―. Así que me temo que Senhua se ha cansado de vosotros y le ha apetecido ir a dar una vuelta.

―Tiene más emoción decir que ha desaparecido ―protestó el otro―, los de secretaria no la han visto salir y está prohibido andar por los pasillos a estas horas.

―Que esté prohibido no significa que no se pueda hacer ―se le escapó a Anarchy, atrayendo su atención. Excepto la de la chica del pelo violeta, que parecía entretenida mirando el dibujo de las baldosas―. Solo tienes que esconderte donde los profes no miran.

―Pero entonces no estarías andando ―puntualizó el joven, con una sonrisa divertida.

―Puedes dar vueltas alrededor de ti mismo…

―Sois dos payasos tal para cual ―bufó Lizzie―. Vale, se supone que mi amiga está desaparecida. ¿Y qué vais a hacer? ¿Lavaros las manos esperando a que la busque yo y así no perdéis clases?

―La verdad es que es una excusa perfecta para perderse las clases, aunque solo la podría buscar yo por pasota. Los demás lo han relegado todo en los delegados. Y si dejo que Petunia me ayude ―señaló a su compañera―, nos perderíamos los dos.

―Creo que me sorprende más que seas delegado a lo imbéciles que sois en el grupo B.

El chico se encogió de hombros. Aunque parecía estar tomándoselo todo con tranquilidad, poco a poco la actitud de la muchacha estaba logrando irritarle.

―Vale, vale, no somos bien recibidos ―alzó las manos con burlona culpabilidad―. Yo voy a probar a buscarla porque es divertido. Si no aparece o ha tenido un accidente, pues mira, lo lamentaré por ella y la desgracia de tener una amiga tan borde.

―Yo puedo ayudaros ―se ofreció Anarchy, con una sonrisa―. No puedo estar en clase y me voy aburrir esperando al recreo.

A la que habían presentado como Petunia, giró fugazmente su cabeza para lanzarle una mirada de interés.

―Bonito jersey ―susurró.

―Cierto, es muy original ―asintió su compañero―. Aunque muy soso con tanto negro, ¿has pensando en estamparle algún dibujo?

―Es espantoso y vosotros unos incompetentes ―gruñó Lizzie―. Os regalo al bicho raro de la clase para que juguéis a detectives. Ahora, si no os importa, tengo cosas que hacer ante que el profesor llegue.

Los tres contemplaron en silencio como la chica daba media vuelta y se internaba de nuevo en el aula, relegando en ellos la misión, quisieran o no.

―Menuda manera de cargarle el muerto a alguien ―bufó el joven, más aliviado que molesto―. Pero sin ella seguro que es más divertido. Soy Arameo, a todo esto.

―Anarchy.

―¿Por casualidad no serás amiga de Kris? ―entreabrió los ojos con curiosidad, confirmando él mismo su propia pregunta―. Siempre que nos metemos con su ropa, te pone a ti de ejemplo de mal gusto.

―Halagador.

―Tranquila, también eres conocida por ser la que abandonó hace medio año. ¿Es verdad que lo dejaste todo y te largaste?

―Para no volver ―asintió―, aunque al final me confundí con mi propio concepto de “nunca“. ¿Vamos a buscar a nuestro gato perdido?

―Claro, pero deja que antes acompañe a Petunia a clase ―rio mientras le daba un golpe cariñoso a su compañera―. Si me despisto se me despistará ella y acabará dibujando manzanas en el rincón más oscuro y extraño que puedas encontrar en el instituto.

―Me pondré a dar vueltas ―la chica se encogió de hombros―. Si no te escaqueas como la risueña Lizzie, te enseño los lugares donde los profesores no vigilan y puedes dar vueltas alrededor de ti mismo ―le guiñó un ojo con picardía―. O relajarte.

Los dos se echaron a reír antes de separarse. En silencio, pero todavía con una sonrisilla dibujada en su rostro, Anarchy observó cómo desaparecían por el pasillo. Instigada todavía por la nostalgia, comenzó a caminar siguiendo el camino de sus recuerdos. Quizás, dando vueltas hasta perderse, se encontrara con Senhua. O quizás no, pero al menos habría cumplido su parte.

No quería buscarla porque le daba lo mismo lo que hubiera pasado. No sería la primera en desaparecer. Al final, todos lo hacían: un día, sin avisar, se ausentaban o dejaban su grupo para esconderse durante un par de horas y luego regresar. Sucedía cuando la presión era demasiado fuerte como para resistirla o la tensión de los exámenes llegaba a resultar incluso dolorosa. Algunos eran capaces de resistirlo todo con pasotismo o jugarretas, acabando siempre recluidos en las últimas clases, pero las clases A y B no podían permitirse ese lujo. Tenían que mantenerse en pie, pasase lo que pasase, incluso a riesgo de romperse.

La joven nunca había sido buena estudiante. Si hubiera que precisar; era una mala estudiante incapaz de llevar la materia al día y que perdía los deberes. Y aun así había sido la persona que más veces había desaparecido. Había llegado a pasarse semanas enteras en la que todos los días se ausentaba durante dos horas antes de poder retomarlo todo. Eran horas de descanso, de poner la mente en blanco y olvidarse de lo que había e iba a suceder.

Su desaparición más larga había durado seis meses que habían terminado en esa mañana.

Caminaba rehuyendo los lugares más frecuentes por los profesores de guardia, buscando inconscientemente sus antiguos escondrijos. Aunque lamentaba estar rompiendo una nueva norma en su primer día, aquel paseo por pasillos vacíos era capaz de suplir parte del agujero que había sentido cuando lo dejó todo atrás. Todavía estaba incompleto, pero era suficiente como para sentirse feliz.

Descubrió la sombra al llegar a las escaleras. Era apenas un esbozo de aspecto humano, con unos brazos exageradamente largos y dedos tan afilados como cuchillas. No tenía rostro, solo un vacío interminable en el que no se distinguían ni ojos ni nariz. Aun así, Anarchy supo que esa cosa era capaz de verla. Y por algún motivo, parecía estar ansiosa al haberla encontrado.

Sin esperar a conocer sus intenciones, saltó los escalones que había subido y echó a correr. Detrás suyo, un siseo indicó que la sombra se unía a la competición. Para un ser que no distingue el tiempo y el espacio, alcanzar a la muchacha fue tan instantáneo como el simple hecho de desearlo. La joven solo supo que la había atrapado cuando notó como el frío de varias cuchillas le mordía la pierna, haciéndola caer.

La caza había terminado, comprendió mientras se desplomaba. Le ardía la pierna, embadurnada completamente por la sangre que caía sin tocar el suelo. Parpadeó. Lo único que distinguía era aquella sombra que la rodeaba hasta convertir su cuerpo en un muro concéntrico del que no podía escapar.

Cayó sin alcanzar el final. Las baldosas se habían resquebrajado, devoradas por un agujero que se extendía como un sendero rumbo al infierno, y que atrapó su cuerpo arrastrándolo lejos del instituto.

Las tinieblas olían a libro viejo y a polvo de estrellas.

Anuncios

5 comentarios en “DECADENCIA: 3

  1. Hola! 😀
    Un nuevo capítulo que te deja con ganas de más! 😀
    Me gustó mucho la escena entre Kris y Anarchy! Me pareció una escena animada y divertida >vwww<

    “Cayó sin alcanzar el final. Las baldosas se habían resquebrajado, devoradas por un agujero que se extendía como un sendero rumbo al infierno, y que atrapó su cuerpo arrastrándolo lejos del instituto.

    Las tinieblas olían a libro viejo y a polvo de estrellas.”

    Entonces Anarchy cayó en un lugar desconocido… un lugar que no forma parte del instituto, verdad? o.o
    mmm… veamos… cómo será el olor a polvo de estrella? *-* Estoy segura de que Anarchy fue a parar dentro de la biblioteca personal de la bruja del teatro! *-*
    jaja ok, no xD

    Posible identidad de las tinieblas:
    A pesar de que el lugar se encontraba habitado por pequeñas luces que recordaban a las estrellas lejanas, la oscuridad era tan grande que apenas se lograba divisar, que el lugar desconocido, se trataba de una gran biblioteca. Anarchy había caído sobre una montaña de libros que se habían desplomado de una gran estantería algún tiempo antes de que ella llegara. Estos libros, aunque ella no lo sabía, contenían posibles desarrollos de una historia. Su historia.
    Libros prohibidos creados por lectoras locas muajaja òvó (?) xDD

    En fin, hasta aquí he llegado xDD
    La verdad es que no sé si cumplí con el reto, pero me ha gustado escribir este pequeño fragmentoヾ(@^▽^@)ノ

    Saludos brujita! n_n

    • No sé por qué no se ha publicado todo el comentario o.o tal vez era muy largo xD
      Aquí pongo lo que no se publicó:
      Me gustó mucho la escena entre Kris y Anarchy! Me pareció una escena animada y divertida >v< tal vez sea porque, con algunos de sus comentarios, me sentí identificada jaja xD

      Por otro lado!
      Quién o qué será esa sombra? o.o
      Se habrá llevado también a Senhua? o.o (Lizzie estaba tan preocupada por ella que les dejó la tarea de buscarla a otros xDDD)
      Dónde ha ido a parar Anarchy? o.o

      Era más largo, pero mejor lo dejo ahí jeje

      Ahora sí! Saludos (otra vez) brujita! n_n

    • Yo también te respondo por doble XD

      ¡Me alegra que te haya gustado!
      No, ese lugar no está dentro del instituto. Por lo menos no de manera normal 😀 (Y tampoco es mi biblioteca. La tengo bien protegida para evitar estas intromisiones)

      ¡Sugerencias anotadas! 😉
      Me gusta tu descripción. Precisamente con este reto quiero conocer vuestras ideas, así que me alegra que te hayas divertido con él :3

      ¡Saludos de bruja!

  2. Comento por aqui porque me es un pelín difícil hacerlo por el foro….por cierto, gracias por el aviso pese a que me olvidara de pedirtelo en el comentario xD

    Sin duda Anarchy tiene mucho valor para ir con esas prendan en agosto xD Umm…el chico del móvil me ha recordado vagamente a Armin aunque en el foro lo hayas puesto como Kenti….Dar vueltas sobre una misa puede llegar a ser aburrido, es más divertido errar entre los pasillos nunca sabes lo que te puedes encontrar como en este caso, ¿qué clase de ser era aquel? ¿Quizás un nuevo jugador que ha entrado sin permiso? ¿O tal vez alguien (o algo) que no quiere que el juego se lleve a cabo?

    Y ahora paso a la votación

    1.LONGITUD: Ciempiés
    Sin duda ciempiés, aunque luego puede que tarde más en poder leerlo prefiero los capitulos largos xD

    2.AMBIENTE MUSICAL: Dont mess with me
    Me ha gustado más esa canción, no sé….

    3.EN LAS SOMBRAS: El hecho de que huela a libros viejos da muchas posibilidades pero lo de polvo de estrellas puede reducirlas unas pocas…tal vez halla caido en un museo, en los museos siempre hay de todo, olor a libros viejos y olvidados, incluso polvo de estrellas

    • Es tan difícil que ha alcanzado el rango de imposible ahora que lo piensan eliminar. Aun así, me alegra ver que has decidido vernir a este rinconcillo >w<

      Bueno, en ningún momento tenía pensado seguir del todo a la versión paralela con los personajes de CdM. Y ahora que no están para limitarme, seguramente habrán muchas más diferencias.

      Ir con jersey en Agosto es masoquismo, pero lo decidisteis vostros en vuestra magnámina crueldad hacia la protagonista XD

      ¡Votos anotados!

      Quizás en el siguiente se sepa más sobre la sombra. O quizás 😀

      ¡Saludo de bruja!

¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s