Let it go |Relato|

Let it go    

   Su falda de niña buena estaba rota una vez más. Al igual que diminutas cicatrices, un reguero de puntadas recorrían los pliegues, señalando todos los rincones que, en un momento dado, se habían desgarrado. Así era ella de inquieta y torpe, un cúmulo de desastres inevitables. Pero no todas las roturas eran suyas: tijeretazos traicioneros, agarrones imprevistos… No era tan inocente como para ignorar la crueldad que se cernía sobre ella por parte de sus compañeros, pero era incapaz de comprender qué les había hecho para acabar así. Puede que todo hubiera comenzado con una broma susurrada a su espalda o un empujón accidental, pero poco importaba ya. Aun si fuera consciente del origen de aquella espiral de desprecio, era demasiado tarde para solucionarlo: martirizarla se había convertido en el deporte favorito de sus compañeros de clase. Y no solo de ellos: los hijos de los amigos de sus padres, los vecinos del mismo bloque de apartamentos… Todos parecían compartir el germen del odio que les impulsaba a golpearla, a burlarse de cada una de sus acciones.

                Sus manitas regordetas temblaron, amenazando con tirar la falda al suelo, mientras unos goterones surcaban sus ojos. “No es justo”, chilló para sus adentros, “Yo solo quiero ser como los demás”.

                Pero eso no era más que un anhelo iluso en la niña torpe que solo sabía romper cosas. Esa era ella: la que aceptaba cualquier cosa con tal de hacer amigos, la que siempre suspendía, la que se caía cuando jugaba, la que no sabía atrapar una pelota al vuelo, la que no comprendía las sutilezas de los adultos, la que siempre se manchaba la ropa, la que no era capaz de peinarse… La estúpida. La tonta. La patosa.

                Ni siquiera sus padres la querían: no era la hija perfecta que ellos esperaban, esa era su hermana, encarnación de todo lo que ella no alcanzaba a ser.

                Y ahora la falda estaba rota una vez más. No era culpa suya, pero la reñirían como si así fuera. Y después volverían a lamentarse, repitiendo las quejas de siempre más por costumbre que auténtica necesidad de reprocharle los cientos errores que la rodeaban.

                Quería ser una niña buena, una más del resto de sus compañeros, alguien con amigos y cuyos padres valoraran. Pero era inútil.

                Sus dedos se clavaron con fuerza en la tela.

                Inútil.

                Con un grito desgarrador, estiró la falda hasta que la rotura recorrió la prenda como la grieta de un terremoto.

                Inútil.

                Estirar. Desgarrar. Pisotear. La rabia que había estado conteniendo durante años estalló con la intensidad de un volcán. Podía sentir como la lava ardiente de la ira la recorría mientras destrozaba la falda.

                Se echó a reír mientras retazos azul marino se escurrían por sus manitas. Eso era lo único que sabía hacer, ¿verdad? Lo único que se le daba bien.

                ―Monstruo ―susurró, rememorando uno de los muchos apodos que le habían dedicado ese día―. ¿Eso es lo que tengo que ser? ¿Lo que esperáis de mí?

                Reía. Lloraba. Quería continuar rompiendo cosas, desgarrar su diminuto mundo y destrozar a cada una de las personas que se habían burlado de ella. Se había cansado de ser el blanco de todas las burlas, de mendigar desesperadamente una pizca de afecto o de arrastrarse con tal que la aceptasen.

                ―Entonces seré vuestro monstruo.

Anuncios

8 comentarios en “Let it go |Relato|

  1. Oh, echaba de menos a a8c Q.Q Pobrecita, su historia siempre me ha encantado aún si es un tanto desagradable (cosa que la hace interesante).
    Es gracioso que la canción original de Let it go te lo pinte como algo fantástico y tú me lo pintes como algo tan tétrico y amenazante o.O Aunque adoro esa faceta de a8c :3 Como sea me ha encantado volver a leer algo de AdM, ayudará a hacer la espera más corta.

    • Precisamente lo desagradable es lo que la hace tal y como es.
      Esa es mi habilidad especial para convertir en tétricas las cosas dulces y fantásticas.

      Pues a ver si me pongo con alguno más con Chuchi6 😉

  2. a8c siento tanto no poder leer tus historias 😥
    Me he tomado un descanso de los estudios para por fin leer algo tuyo D:
    DUELE MUCHO VER TUS ENTRADAS EN MI E-MAIL Y QUE NO LAS HAYA LEIDO D:
    Te prometo que las comentaré todas y cada una en cuanto las lea ❤
    Este relato me ha encantado, como siempre.
    Yo también soy patosa y todo eso, pero oye, por suerte no me hacen bullying.
    Espero de verdad que no esté inspirado en hechos reales…
    Aunque sea a hermana perfecta, yo hablaría con ella.

    Besos y a ver cuando puedo volver a leer D:

    • Tranquila, no pasa nada. Yo también estoy teniendo unas semanas muy agobiantes y casi no tengo tiempo ni para actualizar el blog U_U”
      Estaré esperando esos comentarios~<3
      Afortunadamente no, es solo una faceta más de un personaje que le ha sucedido de todo :''D

      ¡¡Espero volver a verte pronto por aquí!!

¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s