El primer habitante de un lugar llamado Realidad

              La criatura caminaba por las páginas del libro, indiferente a la ausencia de fondos o cualquier elemento que indicara que aquel lugar existía. No los necesitaba: estaban descritos en las palabras de trazos puntiagudos que conformaban su figura, negra y bamboleante. Sus ojos estaban formados por un par de inmensas os, sus garras estaban terminadas en uves dobles y los cuernecillos que recorrían su cuerpo, desde lo alto de su cabeza hasta la punta de la cola, no eran más que is de diferentes tamaños.

                Se trataba del primer habitante literario del Teatro, el primer monstruo que había convertido las letras en su propia carne y la tinta en sangre logrando la vida que alguna historia le había insuflado lentamente, párrafo a párrafo, capítulo a capítulo. Y en vez de sumirse en el sueño eterno del final de su cuento, había ignorado la caída del telón. Solo y abandonado, deambulaba por las hojas por escribir, confundiendo el papel y la inexistencia que le rodeaba por la auténtica realidad, creada por todos aquellos relatos de vidas efímeras.

                A pesar que al escapar de su libro había perdido su forma, convirtiéndose en un personaje compuesto por miles de letras, todavía mantenía la figura que le había caracterizado: el primer habitante de ese lugar al que más adelante conocerían como Realidad era un dragón de alas torcidas que caminaba agitando la cola perezosamente.

                La criatura nunca se detuvo: continuó caminando por las páginas hasta que desapareció entre historias por escribir y un mundo por crear. Pero ahí donde había pasado, un reguero de pisadas negras perduró en las hojas en blanco, marcando el camino por el que crecerían montañas y ríos, ciudades monstruosas y castillos encantados.

                En los confines del Teatro, al igual que una Bruja había nacido de la Inexistencia, los personajes estaban creando su propia Realidad.

Anuncios

4 comentarios en “El primer habitante de un lugar llamado Realidad

  1. Me encanta.
    Aunque me ha dado la leve sensación de que el dragón la palmaba y eso me ha dejado mal (?)
    Es que suena a ser un ser muy moni (?)

    • Me alegra que te haya gustado este relato. No es el primero que tengo sobre personajes que escapan de sus historias, pero sí el más literal.

      Le echaré un vistazo al cuento en cuanto pueda 🙂

¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s