El crimen perfecto: Solución (Inma)

eCPcabecera

 

Con un estrepitoso chasquido, una pantalla, sujeta por un par de soportes articulados, emergió de detrás de su trono. En ella, imágenes de nuestros rostros se superponían uno tras otro a una velocidad de vértigo. Y en medio de aquella vorágine de miradas asustadas y desconfiadas, se escondía un asesino.

                Una asesina.

                Mi corazón dio un vuelco cuando, finalmente, la velocidad de las fotografías comenzó a disminuir.

                Josua… José Manual… Inma… Marta… Ecel… Ana María… Begoña…

                Y una vez más, el rostro de Inma apareció en la pantalla, deteniendo la frecuencia. Ella había sido, al final, la más votada, la que la mayoría no había dudado en señalar como el asesino.

                Al mismo tiempo que la chica gritaba, alegando su inocencia, la imagen tembló, tiñéndose de colores sepia mientras una musiquilla, propia de los videojuegos, le daba la razón a la joven.

                ―¿Hemos…hemos fallado…? ―musitó Josua, aferrándose con fuerza a la barandilla. Sus ojos se dilataron, aterrado ante la perspectiva del castigo― No puede ser…

                ―¡Salima tenía razón! ¡Ha sido Ana María! ―chilló su novia, perdiendo la calma.

Cerré los ojos, abstrayéndome de sus gritos de pánico, de la confusión, del temor a la muerte. Al final del todo, mis palabras han sido derrotadas, perdiendo en el juego de las teorías, pero a pesar de haber perdido la batalla, la auténtica guerra, la he ganado.

                Inma tembló, con los ojos anegados por las lágrimas.

                ―¿De verdad pensabais que era yo? ―sollozó, incrédula―. Ella era mi amiga… Yo nunca le habría hecho nada.

                ―Nada es muy relativo ―apostillé, esbozando una sonrisa irónica―. Nada puede no ser matar, pero hay muchas maneras de herir a los amigos. A los supuestos amigos… si es que todavía os puedo considerar tal.

                ―¿Qué es esto? ―A pesar de estar temblando, Ana María se cruzó de brazos. En aquel gesto se ocultaba la rabia de haber perdido, camuflada con una amplia sonrisa que intentaba obtener una pizca de gloria personal―. ¿La confesión de un asesino? Nosotras nunca te hemos hecho nada, Salima.

                ―Nada y nada más que nada. Es verdad, solo me habéis regalado la nada, apartándome de vuestras conversaciones, convirtiéndome en una intrusa, dejándome sola…

                ―¡Eso no es suficiente para cometer un asesinato!

                Sonreí hasta que mis mejillas protestaron. Era una sonrisa tan deforme como mis sentimientos, a juego con la risa que quería estallar, desquiciada y explosiva.

Mal ganar W

                ―Sí lo es vivir… ¿O te has olvidado de las reglas? Comete el crimen perfecto y serás libre de nuevo ―cerré los ojos, fingiendo que la paz me embriagaba mientras abandonaba mi estrado.

                Yo era la única que podía hacerlo.

                ―Puse vuestras estúpidas vidas en una balanza y mi egoísmo ganó. O quizás solo fue el deseo de ganar, de unirme a la farsa y demostraros que yo soy la única detective.

                Aunque, realmente, perdí mi derecho de llamarme así desde que me adentré en el cuarto de Marta y le arrebaté la vida.

                ―He ganado ―me despedí, volteándome una última vez.

―No. Fallaste ―Ecel se atrevió a esbozar una sonrisa, orgulloso y creído hasta el final―. Tu teoría no fue la cierta… Y dentro de nuestro juego, eso es una derrota.

Tenía razón, algo que odiaba cederle, pero que en este momento no me importaba asumir. Al igual que, mientras ocho de ellos me resultaban o indiferentes u odiosos de los hipócritas que eran, Ecel había llegado a caerme bien a su manera.

Quizás le eche de menos y todo.

―Puede que mi hipótesis fallara… ―farfullé, jadeando débilmente por el caos que reinaba dentro de mi cabeza―Pero la batalla final, el auténtico juego lo he ganado yo…

Anuncios

2 comentarios en “El crimen perfecto: Solución (Inma)

  1. Esta Salima es menos visceral =o
    Aunque su teoría no fue la elegida, se conformó con haber ganado el “juego”… pero sin Ecel pasará el resto de sus días tratando de darle a un sentido a su vida muajaja (?) xDD

    • Era la solución neutra ya que los demás tampoco ganaban… aunque lo de Ecel le molesta más de lo que quiere admitir 😉

¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s