Error

                Una joven paseaba por los oscuros y solitarios pasillos del castillo.

Las pisadas de sus zapatos de princesa resonaban en el enorme edificio. Eran pisadas de frustración y rabia, propias de alguien a quien la situación había superado, pisadas rítmicas que encerraban la letanía de vueltas y vueltas sin sentido. Ya llevaba así varias horas, recorriendo una y otra vez el pasillo, acompañada únicamente por el eco y el nerviosismo. Era la primera que se encontraba en una situación similar y su pequeña y racional cabecita era incapaz de dar con una solución.

La chica se detuvo durante un instante para contemplar con pesadumbre una puerta que no se atrevía a abrir. Era una joven pequeña para su edad, de rasgos aniñados que ella misma acentuaba con un enorme vestido de volantes negros, dándole un toque siniestro con el maquillaje oscuro. El cabello era de un brillante y contrastador dorado, y le caía por la espalda con la gracia de una princesa.

Su nombre era Elysion, y a pesar de las evidencias, su desmedido orgullo le impedía reconocer que aquel accidente era culpa suya.

Apesadumbrada, la joven rememoró la explosión que le había dado de lleno a su primo cuando le estaba enseñando el laboratorio de sus padres. No tendría que haber entrado allí sin permiso, y menos con alguien que no conocía el lugar, pero ya era demasiado tarde: A causa de su error, una necrosis había comenzado a extender por el brazo del chico, ennegreciéndolo. Para salvarle, no había podido hacer otra cosa que congelarle hasta que sus padres regresaran y dieran con alguna solución para salvarle.

Pero ella no se encontraría allí cuando ellos llegaran.

Elysion interrumpió su rítmica caminata y se dirigió hacia su cuarto. De su armario aterciopelado cogió varios de sus vestidos góticos y los metió en una bolsa. En otra maleta guardó sus adorados libros de medicina, haciendo un improvisado equipaje del que poco se fijaba.

                La joven, arrastrando ambas maletas, salió del castillo rumbo a la ciudad de su primo dispuesta a emendar el error a su manera.

*

                Dentro de la prisión de hielo, el joven se debatía entre la vida y la muerte. Una lucha que no podía ganar, pues ya no había ninguna recompensa que reclamar. Su voluntad era fuerte, pero la historia iba a continuar sin él, relegándolo a un mísero secundario, un simple error que daría origen a la trama. O eso creía.

                Hay muchas historias, algunas han sido escritas, otras lo serán y demasiadas se quedarán relegadas a manuscritos o condenadas al olvido. No hay porqués que lo justifiquen ni una lógica que consuele a los personajes que insisten en vivir en los mundos de papel. Simplemente, es así.

                “Error” iba a llamarse este pequeño embrión de letras, pero su futuro se acortó inevitablemente. De un plumazo, personajes, capítulos, escenas… todos ellos desaparecieron, desvaneciéndose en la nada, convirtiéndose en pedazos de futuros cuentos.

                El frío se deshizo junto con el hielo que le rodeaba haciendo que el chico sin nombre despertara en medio de una vorágine de destellos y colores. A su alrededor, lo que él consideraba realidad se iba desvaneciendo para ir cobrando los contornos borrosos de un escenario.

                Su mundo se deshizo, revelándole la farsa de su vacía existencia: la realidad no existía. Tampoco Elysion o sus padres… Todos ellos no eran más que sombras difusas que interpretaban los cuentos escritos por una mano invisible. Al igual que él.

                Con paso trémulo, el joven se incorporó. A diferencia del resto de la comparsa de “Error” que se habían difuminado en sombras oscuras y borrosas, él todavía conservaba su aspecto de personaje: un chico algo larguirucho y anodino, pálido por los vestigios del accidente y con medio brazo derecho oscurecido. Al igual que su prima, tenía el cabello rubio, pero no tan brillante como el de la chica ni tan largo ni rizado. Sus ojos también eran dorados y en ese mismo momento lo contemplaban todo con asombro y curiosidad.

                Su mundo, todo lo que él conocía, había desaparecido dando lugar al escenario de un teatro.

                Acabada la función, pesados cortinajes cayeron mientras los personajes abandonaban el escenario por un pasillo situado en el centro de éste. Curioso, el joven los siguió, demasiado confuso como para comprender que todo lo que él conocía no era más que papel desechado.

                En los confines de la inexistencia, habita un teatro de tinieblas y tinta. Las historias de una bruja se representan en su escenario, una farsa de la cual pocos pueden escapar y siempre con la marca oscura del designio de aquella que se hace llamar la Bruja del Teatro.

                El joven sin nombre no tardó en cruzarse con varias figuras encapuchadas, todas ellas de extraños e inhumanos rostros que lo miraban con sorpresa.

                ―¿Por qué? ―se le escapó a una hermosa joven de cabellos plateados que parecía liderar el grupo―. ¿Cómo es posible que mantengas ese aspecto, personaje?

                Hablaba con el desprecio propio de aquellos que se sienten superiores, mirándole con asco y repulsión. Una mirada que se acentuó en cuanto una capa tejida con las mismas penumbras que las de ellos, le recubrieron.

―No puede ser… ―Farfulló su compañero, abriendo exageradamente la boca en un rictus de sorpresa.

                Todas mis historias necesitan unos jueces que las controlen, que se encarguen de vigilar mis mundos y cuentos. Bienvenido al Círculo de los Oscuros… Dorado.

                El personaje se estremeció inconscientemente en cuanto fue bautizado, escapando de una historia olvidada para adentrarse de lleno en Las Crónicas del Teatro.

Anuncios

16 comentarios en “Error

  1. Me ha gustado ese final (aun si técnicamente solo es una adaptación), me hace pensar qué podía tener ese personaje de diferente para que no se esfumara como el resto de su historia.
    Aunque, por otra parte, me habría gustado saber como enmendaba Elysion su error, pero otros cuentecitos habrá :3
    Por cierto, debo suponer que el brazo de Error sigue de una pieza…por ahora.

    • Existe un motivo, aunque es bastante ridículo, que saldrá en los relatos que van antes de este (A ver si consigo algo de tiempo para retomarlos)

      Tarde o temprano se sabrá 😀

  2. Un interesante relato, que no llegué a empezar a leer en CdM, y que me encantaría leer cuando dentro de ese futuro impreciso decidas comenzarla.
    ¡¿Ese joven pertenece al Círculo de los Oscuros?! ¿Quiénes son el resto? Necesito más información.
    Por cierto, el párrafo que escribiste: Hay muchas historias, algunas han sido escritas, otras lo serán y demasiadas se quedarán relegadas a manuscritos o condenadas al olvido. No hay porqués que lo justifiquen ni una lógica que consuele a los personajes que insisten en vivir en los mundos de papel. Simplemente, es así.
    Me ha recordado, de alguna forma, a la trama que tengo idea y planeada para uno de mis fics, no todo el párrafo pero sí una parte de este. Comparto ese pensamiento sobre las historias y los personajes, creo que ya te lo dije una vez (no recuerdo en qué comentario) me recuerdas un poco a Unamuno en eso.

    • No lo negaré, Unamuno me ha inspirado mucho para Las Crónicas del Teatro XD
      El Círculo de los Oscuros por ahora tengo claros a cuatros personajes que lo componen…Y ya los conocéis a todos 😉

  3. Oh, oh… creo que ya se quien es ese personaje misterioso!!!!!! *¬* Es mi encapuchado favorito verdad? verdad??! VERDAD QUE SI, A-CHIBI??!!! *¬* Es él, estoy segura ^-^ [Pues ahora te dicen que no ¬¬ como te quedas?] Nooooo, TIENE que ser él, no hay error alguno >3<
    Por cierto, me encanta el Circulo de los Oscuros!!!! *^* [a ti te gusta todo lo oscuro ¬¬] será porque me recuerda a mi querido y amado mundo ^o^
    Pues lo dicho, espero ansiosa la continuacion de esta peculiar historia…

    • Casi XD
      Este es otro miembro, tu querido encapuchado aparece pero como secundario 😉 (El que dice que es imposible)
      (¡Viva lo oscuro!)

  4. OH DIOS MIO *///////////* ¿¡Ha pasado lo que creo que ha pasado!?
    ¿E-ese personaje…el que sufría necrosis…s-se ha unido al Círculo de los Oscuros?
    Lo amo, lo amo mucho en serio *O* Estoy deseando ver como se desarrolla todo esto la verdad
    (no se porqué, pero se me antoja que será una historia que narre todas las Crónicas del Teatro desde el punto de vista de “ese chico en cuestión”)

    • Así es ^^
      Realmente este relato es el origen de un personaje muy importante del Círculo de los Oscuros *w*
      Por ahora no será una historia, sino solo este fragmento, pero pronto tendrás noticias suyas…Si es que no las has tenido ya 😉

¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s